La noticia antes que nadie

¿Qué tipo de comprador navideño eres?

Agencias | 15/12/2017 | 23:58
Las cada vez más diversificadas fórmulas y canales de compra, ya sea en tienda física u online, a través de tarjeta o pasarela de pago, pueden aumentar los problemas derivados del proceso de adquisición. Tirones y robos, hackeos, productos en mal estado o pérdidas de mercancías son algunos de los incidentes que multiplican en estas fechas.
 
Estas son algunas de las posibles incidencias que pueden ocurrir durante la realización de las compras navideñas y cómo estas pueden quedar aseguradas en función del tipo de comprador que seas.
 
1. Si te gusta comprar en tiendas físicas. El robo de regalos y productos en los centros comerciales o establecimientos por tirones o descuidos, suele estar cubierto por el seguro multirriesgo de hogar, siempre y cuando no supere un valor de 600€, o por los seguros de las tarjetas de pago. En este caso, es importante conocer la diferencia entre los conceptos robo y hurto, pues normalmente las pólizas solo dan cobertura a los robos que llevan consigo un acto de fuerza durante la sustracción y siempre que el usuario haya realizado una denuncia policial.
 
2. Si compras con tarjeta bancaria. La tarjeta es la forma de pago favorita de los españoles, sobre todo la de débito. Por ello y para evitar problemas, la mayoría de las tarjetas que se comercializan en España cuentan con uno o varios seguros que no suponen un coste extra para el usuario. Si se usan variedad de tarjetas, resulta muy útil echar un ojo a todas las opciones asociadas a cada una de ellas.
 
3. Si lo tuyo es comprar por internet. Estas fechas son las favoritas de los cibercriminales que aprovechan el aumento del consumo y el desconocimiento del consumidor para hackear los diferentes dispositivos durante el proceso de compra online. Por ello, las entidades financieras, a través de sus productos como las tarjetas bancarias, cuentan ya con seguros específicos que protegen al usuario frente al fraude derivado del uso de la tarjeta a través de la web. También es importante revisar las posibilidades que ofrecen las pasarelas de pago como Paypal, que cuenta con un seguro denominado «protección al comprador» que ofrece garantías en los casos de que el producto resulte no ser el esperado, o se encuentre en mal estado.
 
4. Si compras un producto que se rompe nada más adquirirlo. Comprar un producto que se encuentre roto o en mal estado es algo muy molesto para el consumidor y las aseguradoras lo saben. Los clientes, más allá de los 15 o 30 días de devolución establecidos, pueden optar por dos vías para solucionar este tipo de incidencias, bien mediante la reclamación de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) o ciñéndose a la Garantía de Defensa Jurídica y Reclamación de Daños, coberturas incluidas dentro del seguro de hogar. En esta segunda opción, el seguro reclamará directamente a la empresa fabricante o a la distribuidora, para que se hagan cargo de los desperfectos o costes del producto o servicio.
 
5. Si vendes por internet y manejas mercancías. Si por el contrario eres tú el que durante estas fechas pones a la venta productos por canales online, las compañías de mensajería ponen a disposición del vendedor un seguro que da cobertura ante cualquier problema que pueda surgir durante el proceso, dando respaldo ante un posible deterioro, confusión del producto que incluye el envío, o la pérdida del objeto durante el camino.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.