La noticia antes que nadie

Los pulmones del bebé, la señal que indica que debe nacer

El principio de todo, el botón rojo de 'Parto', y no está en la madre, sino en el bebé, que nace gracias a sus pulmones.

Agencia | 30/11/2017 | 18:13
¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que hace que unas mujeres den a luz a sus bebés en la semana 38 y que otras lo hagan en la semana 41? ¿Nunca te has preguntado cuál es la señal que indica que el bebé debe nacer? Porque hay quien piensa que es el cuerpo de la madre el que dice que ya es el momento y hay quien piensa que es cosa del bebé y, en condiciones normales, son los segundos los que tienen razón.
 
Investigadores del Southwestern Medical Center de la Universidad de Texas (Estados Unidos) han descubierto con sus experimentos de dónde proviene la señal que pone en marcha el parto, es decir, han hallado el principio de todo, el botón rojo de "Parto", y no está en la madre, sino en el bebé, que nace gracias a sus pulmones.
 
¿Cuándo cae una manzana? Pues cuando está madura. Unas antes, otras después. Con los bebés pasa lo mismo: no nacen hasta que no están preparados y por eso cada vez hay más reticencias a la hora de provocar partos en tal o cual semana. ¿Y cuándo está un bebé preparado para nacer? Pues cuando está preparado para vivir en el exterior, cuando sus órganos están lo suficientemente maduros y, sobre todo, cuando está capacitado para respirar. Es decir, son los pulmones los que dicen cuándo serán capaces de hacer perfectamente su función y son ellos los que dicen cuándo puede o no puede aún nacer un bebé.
 
¿Y cuándo están maduros? Pues en el momento en que tienen suficiente surfactante. El surfactante pulmonar es una sustancia que todos tenemos en nuestros alveolos pulmonares cuya misión es permitir la respiración. Para ahondar más en el tema, los alveolos son como saquitos que se vacían al espirar y como en ese momento quedan prácticamente sin aire, podrían colapsarse (juntarse una pared con otra) y dificultar la siguiente inspiración. Pues bien, el surfactante evita que eso suceda.
 
Las proteínas SRC-1 y SRC-2
 
Para el descubrimiento hicieron varios experimentos con ratones. Con ellos encontraron dos proteínas, la SRC-1 y SRC-2, que controlan los genes del surfactante pulmonar. Hasta momentos antes del nacimiento no se activan, preparando así los pulmones para la vida exterior y promoviendo el inicio del parto.
 
Otro factor que afecta al momento del parto es el activador de plaquetas (PAF). Dicho factor aumenta la concentración de plaquetas en el feto, también para prepararlo para su vida de bebé. Sin embargo, parece que no afecta tanto en el momento de dar la señal porque cuando a algunos ratones les redujeron dicho factor el parto sucedió unas 12 horas después (que equivale a una semana más de embarazo en humanos).
 
Ahora bien, ¿qué pasó cuando inhibieron la función de las dos proteínas comentadas y, en consecuencia, los pulmones no tuvieron surfactante suficiente? Los partos se atrasaron una media de 38 horas, que equivalen a unas 3-4 semanas de embarazo en una mujer.
 
¿Y cómo sucede todo ello?
 
En los últimos días de maduración del feto, las proteínas SRC-1 y SRC-2 empiezan a provocar un aumento de secreción de surfactante en los pulmones y, a la vez, el factor activador de plaquetas se pone en marcha. Este aumento se ve reflejado en el líquido amniótico, donde aumenta la concentración de estas sustancias. El útero debe ser sensible a ello, porque la consecuencia es que se produzca una respuesta inflamatoria del mismo y empiece de ese modo el parto.
 
En cualquier caso, para comprender mejor este proceso, los investigadores ya han explicado que van a estudiar todo lo que sucede después. Es decir, saben qué activa el parto, pero quieren entender bien cómo pasa el mensaje del feto a la madre.
 
¿Podría esto ayudar a evitar los partos prematuros?
 
Esa es la intención. La mayoría de muertes neonatales son en bebés prematuros. Además, nacer antes implica a veces tener problemas madurativos, necesitar algunas intervenciones y nacer, en definitiva, con una desventaja más o menos clara con respecto a los bebés nacidos a término. Todo lo que pueda hacerse para evitarse es bienvenido.
 
Los investigadores están sugiriendo que gracias a su descubrimiento podrán saber exactamente cómo se desencadena el parto y de ese modo, en el futuro, poder controlar de algún modo los niveles de dichas proteínas para evitar los partos prematuros. Vamos, que de igual modo que retrasaron los partos de los ratones, podrían hacer lo mismo, quizás, con los humanos. Obviamente, esto no es más que una hipótesis... luego habrá que ver si hay alguna implicación a dicha solución, es decir, ver que no es peor el remedio que la enfermedad.
 
Mientras tanto, mientras llegan todas esas investigaciones, los mortales normales y corrientes nos beneficiamos al aumentar nuestra cultura general. Ahora ya sabemos cómo se desencadena el parto.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.