La noticia antes que nadie

¿Qué es la dieta disociada?

El objetivo es saber comer, dividiendo las comidas por grupo y haciendo una buena dosificación.

Agencia | 30/11/2017 | 10:08

Las dietas adelgazantes son muy populares para controlar nuestro peso.

Sin embargo, algunas de ellas podrían conllevar riesgos en la salud cuando no consumimos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

En este sentido, la dieta disociada no consiste en reducir las porciones de alimentos, sino en conocer los grupos alimenticios y tener presente cómo hacer una buena combinación de ellos. De esta forma se pierde peso con mayor facilidad.

El objetivo es saber comer, dividiendo las comidas por grupo y haciendo una buena dosificación.

Grupos alimenticios
Hidratos de carbono: arroz, cereales, maíz, pan, pastas, lentejas, frijoles, soja y otros cereales.

Grasas: frutos secos (avellanas, cacahuetes, nueces), aceite de girasol, pastas, aceite de oliva, dátiles, etc.

Vitaminas: manzana, naranja, uva, melón, melocotón, kiwi, piña, frambuesas, entre otras.

Proteínas: carnes, quesos, leche y huevo.

Verduras: crucíferas, espárragos, berenjenas, pimientos, pepino, cebolla, zanahoria, tomates, calabacín, ajo…

¿Cuántas comidas realizar durante el día?
Para empezar la dieta disociada ten en cuenta que se reparten cinco comidas durante del día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y la cena.

En el desayuno lo más adecuado es consumir frutas o hidratos de carbono como son los cereales.

Los hidratos de carbono no se deben de consumir en la cena. Esto es porque durante el día realizamos más actividades y quemamos más calorías, a diferencia de la noche.

Por la noche podemos consumir proteínas, ya que mientras dormimos el organismo desacelera el metabolismo y es cuando menos energía necesitamos.

Las grasas saludables es mejor consumirlas durante almuerzo o en las meriendas.

Aspectos que debes tomar en cuenta
No mezcles los hidratos de carbono y las proteínas. Esto es porque el estómago requiere de un pH diferente para realizar la digestión de cada uno de ellos.

No se deben combinar las frutas ácidas y dulces, porque las necesidades gástricas son diferentes. Los frutas ácidas se deben tomar 30 minutos antes que las frutas dulces.

Se recomienda consumir las ácidas por la mañana y las dulces por la tarde.

Evita combinar frutas dulces con proteína. Las frutas dulces tienen una fácil digestión mientras que las proteínas no.

Los azúcares quedan retenidos en un ambiente caliente y húmedo lo cual produce una fermentación y, como consecuencia, provoca hinchazón y una digestión lenta.

Procura no combinar los vegetales salados y amargos con frutas muy dulces.

Ventajas de la dieta disociada
Es de bajo costo: no se le agrega otro ingrediente ni suplemento adicional a los alimentos que normalmente comes.
Esta es una dieta fácil de mantener, ya que no te limitas ni pasas hambre, puedes comer prácticamente todo aquello que consumes de forma habitual.
No estás contando calorías, ni cantidades, ni las raciones que ingieres.
Esta dieta es variada, puedes comer todos los alimentos necesarios sin complicarte, ya que no incluye productos difíciles de encontrar.
Tiene fácil digestión.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.