La noticia antes que nadie

¿Qué es la dieta paleolítica?

Esta dieta incita a las personas a evitar los alimentos procesados ??y a comer alimentos frescos, no adulterado.

Agencia | 29/11/2017 | 12:34

Volver a lo básico, abandonar los alimentos procesados y apostar por las grasas saludables son algunos de los principios clave de la dieta paleo, aquella que se remonta a los principales ingredientes a los que les hincaban el diente nuestros antepasados de la era Paleolítica. Principalmente, este régimen moderno popularizado por el gastroenterólogo Walter L. Voegtlin en la década de los 70 se compone fundamentalmente de carne, pescado, frutas, verduras, marisco, frutos secos, condimentos y raíces, excluyendo granos, legumbres, productos lácteos, sal, azúcares refinados, . almidones y alcohol y aceites procesados.

Mientras el mundo ha cambiado de forma radical tras la revolución industrial, la dieta paleolítica se basa en los pocos cambios que ha experimentado el genoma humano, que provoca que reaccionemos mejor ante ese tipo de alimentos que ante los procesados modernos -pese a que es una dieta que cuenta con bastantes detractores de la comunidad científica-. Algunas de sus ventajas son la estabilidad del nivel de azúcar en sangre, la desaparición de cambios energéticos bruscos o la supresión de molestias digestivas. Muchas personas con enfermedades inflamatorias, autoinmunes y trastornos gastronintestinales siguen este tipo de dietas.

¿Cómo es un día típico en la dieta Paleo?

Como hemos subrayado, esta dieta incita a las personas a evitar los alimentos procesados ??y a comer alimentos frescos, no adulterado. Por ejemplo, un desayuno típico podría incluir huevos revueltos o una tortilla de verduras y salmón con fruta fresca de temporada acompañado de café, té o zumo recién exprimido. La comida podría ser marisco, ensalada con aceite y vinagre, aguacate o vegetales crudos, mientras que una cena podría consistir en pescado fresco, hortalizas al vapor y bayas de postre. Es importante destacar que la dieta paleolítica defiende el consumo de carne de animales criados en libertad y alimentados con pastos naturales y evita el comer carnes con tratamientos hormonales.

El principal desafío es eliminar o reducir los carbohidratos y azúcares refinados, así como las legumbres y carnes procesadas. Hasta un 60% de las calorías diarias con esta dieta proviene de las proteínas, algo que se debe completar con el ejercicio físico regular -ya que nuestros antepasados no tenían en absoluto un modo de vida sedentario-. Como contras, evita el consumo de cereales y legumbres, dos grupos de alimentos completos y ricos en nutrientes, propone un consumo de proteínas demasiado elevado para lo común en la pirámide alimenticia y rehúsa los lácteos, con propiedades también beneficiosas para la salud. Es importante por tanto consultar con un profesional médico la realización de esta o de cualquier otro tipo de dieta.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.