La noticia antes que nadie

Ruido del tránsito vehicular, el más dañino.

Este fenómeno puede ocasionar daños físicos y mentales, e incluso pérdida del oído y generación de estrés, al grado tal que podría provocar un infarto

Agencia | 28/11/2017 | 10:58

El tránsito vehicular es la fuente más grave del ruido ambiental y es un problema que se incrementa en forma cotidiana en el Valle de México, advirtió el profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Fausto Eduardo Rodríguez Manzo.

El especialista especificó que en segundo lugar se ubica la circulación aérea, seguida por los trenes de carga y la actividad industrial, que en conjunto configuran apenas una parte del gran trastorno acústico que incide en materia urbana, medio ambiental y de salud pública, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El gobierno y los ciudadanos debemos procurar una convivencia mucho más sana, ya que la calidad de vida depende de la sensibilización y la toma de conciencia en torno a este tema, que podría resolverse con campañas permanentes, sobre todo en las escuelas, para impulsar la idea de urbes sin ruido”, comentó.

Este fenómeno puede ocasionar daños físicos y mentales, e incluso pérdida del oído y generación de estrés, al grado tal que podría provocar un infarto, manifestó el académico, en el marco de la presentación del libro “Ruido y cuidado. El problema de contaminación que afecta severamente la calidad de vida de nuestras ciudades”.

En el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2017 sostuvo que el texto plantea un panorama general del asunto y podría servir de guía en el curso de investigaciones concretas para mejorar la reglamentación en el mundo.

De acuerdo con un comunicado, Rodríguez Manzo destacó que la publicación ahonda en el concepto de la urbanofonía, un efecto sonoro producido por la presencia de la ciudad, no son sonidos simples del tránsito terrestre o aéreo, sino la combinación de todos, los cuales son absorbidos o reflejados debido a la presencia de edificios.

El libro y presenta al lector la información de manera poco especializada: inicia con una introducción acerca del sonido, prosigue con el ambiente sonoro de la ciudad, aspecto ignorado por los urbanistas en planeación y construcción, y que afecta a todos los seres vivos, no sólo a los humanos.

De acuerdo con el también coordinador de Investigación del Área de Análisis y Diseño Acústico, la obra es un producto de ciencia básica apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y enfocado a atender el espacio urbano de la Ciudad de México.

En la publicación se plantea la necesidad de controlar el otorgamiento de licencias para el emprendimiento de obras públicas conforme al impacto que el ruido de determinada construcción ocasionaría a los vecinos de la misma. Además menciona que las empresas deberían tomar acciones para mitigarlo cuando es excesivo.

A su vez, el jefe del Departamento de Procesos y Técnicas de Realización de la Unidad Azcapotzalco de la UAM, Ernesto Noriega Estrada, resaltó que la publicación trata una problemática de contaminación vista desde el ámbito de la arquitectura.

También incluye ejemplos desde las repercusiones en la salud, al tiempo que reseña una tradición diaria que siguen algunas personas que ven afectado su oído debido a fuentes sonoras que lo perturban.

Las aportaciones de Rodríguez Manzo y su equipo para el Programa Nacional de Ruido de México abrieron una brecha importante para considerar el tema e influir en otras latitudes.

El volumen cuenta con una edición de 200 ejemplares y está dotado de una serie de diagramas, gráficas y fotografías que permiten profundizar en un fenómeno físico que es también social, cultural, natural, arquitectónico y urbanístico.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.