La noticia antes que nadie

Los perros se enfrentan a una epidemia de obesidad por la 'generosidad' humana

Notimex | 26/11/2017 | 23:37
Un 90 por ciento de las personas que tienen perros no saben cuántas calorías deben consumir sus mascotas a lo largo del día. Así, les atiborran a comida grasa cuando estos animales suplican que les den algo que llevarse a la boca.
 
La obesidad en los perros ha crecido en los últimos años debido a que las personas que conviven con estas mascotas no saben qué cantidad de comida tienen que darles ni qué tipo de alimentos pueden consumir. Alrededor del 29 por ciento no mide las porciones y el 20 por ciento no sabe si su perro está gordo. Para empeorar las cosas, el 13 por ciento de los propietarios mienten a sus veterinarios sobre los hábitos alimenticios de sus mascotas.
 
El veterinario Sean McCormack advierte que los perros pueden tener diabetes, artritis y problemas en las articulaciones al comer demasiado y de manera insana: "Estamos en peligro de matar a nuestros perros con nuestra generosidad. Dependiendo de la raza, sobrealimentarlos puede reducir la duración de vida de 14 a solo 10 años".
 
Hizo hincapié en la importancia del control de las porciones. Hay que medir las comidas con una cucharada y un programa de alimentación en función de la edad del perro, la raza y los niveles de actividad.
 
Sean recomienda que los dueños revisen a sus mascotas regularmente, comenzando por pasar los dedos por las costillas del perro. Dijo que deberían ser fáciles de sentir y estar cubiertas por una fina capa de músculo o grasa. Si son muy visibles, eso es una señal de estar por debajo del peso normal.
 
Según este veterinario, para saber si nuestra mascota tiene sobre peso hay que ver que la barriga debería ir desde la parte inferior de la caja torácica hasta la ingle o la zona de la cadera y no colgar hasta el suelo. El área de la cintura, vista desde arriba, debe estrecharse desde detrás de la caja torácica hacia las caderas. Si es más ancho y el perro tiene forma de barril, tienen sobrepeso.
 
Sean advirtió sobre los riesgos de alimentar a los perros con comida humana en Navidad, particularmente chocolate, nueces, uvas y pasas que pueden ser tóxicos para los animales: "Es tentador darle comida a tu perro, pero solo porque nos están poniendo ojos de pena no significa que estén hambrientos. Necesitamos tratar de resistirnos a esto. Asegúrate de que caminen con la frecuencia habitual para que no suban de peso”.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.