La noticia antes que nadie

Situaciones en que se debe evitar hacer deporte

Hacer deporte se consideraba una prioridad para la salud, eso sin contar que el culto a la imagen estética era una forma de expresar poder.

Agencia | 23/11/2017 | 13:30

La actividad física ha sido siempre importante para las sociedades. Pareciera no haber motivos para evitar hacer deporte.

Hacer ejercicio no es una cuestión contemporánea. Desde la antigüedad, en la antigua Grecia, se llevaban a cabo programas de actividad física. Las rutinas podían ser suaves, rápidas o lentas.

Hacer deporte se consideraba una prioridad para la salud, eso sin contar que el culto a la imagen estética era una forma de expresar poder.

¿Por qué se debe hacer ejercicio?
El deporte mejora el rendimiento a nivel cardiovascular, ya que activa cambios hemodinámicos, hormonales, neurológicos y metabólicos; por tanto, mejora la función del aparato respiratorio.

La actividad física proporciona equilibrio a la salud. Mantenerse en movimiento previene la osteoporosis, el dolor en la espalda y daños originados por las malas posturas.

Sin embargo, el deporte puede no ser una actividad saludable, ello depende de la forma y en las condiciones en las que se practique.

¿Cuándo se debe evitar hacer deporte?
Es claro que hacer ejercicio de manera excesiva o en forma incorrecta puede provocar efectos contraproducentes. Por ejemplo, las personas con problemas de hipertensión deben evitar hacer deporte en exceso, puesto que ello puede empeorar su condición.

Pero también, existen determinadas circunstancias bajo las cuales evitar hacer deporte constituye la mejor opción.

A continuación, te presentamos tres situaciones en las que, definitivamente, debes evitar hacer deporte:

1. Luego de no haber dormido lo suficiente
Las personas crecemos con la idea de que el deporte es la cura para muchos de nuestros males.

Así pues, luego de haber pasado una noche con insomnio, podemos creer que realizar actividad física es lo mejor para recargar nuestras energías.

Además de que, bajo esta circunstancia, el sistema inmunitario no está preparado para el esfuerzo, por lo que las defensas se deterioran.

Sin mencionar que por la falta de energía, forzamos los músculos, lo cual aumenta el riesgo de padecer una lesión. Forzamos los músculos porque no podemos ejecutar los movimientos de la misma forma a si hubiésemos descansado bien la noche anterior.

Sin embargo, si no dormiste bien la noche anterior y no quieres perder el día en cuanto a tu rutina de ejercicios, lo recomendable es que camines, trotes o realices la mitad de lo que te exiges habitualmente.

2. Después de haber ingerido alcohol
Técnicamente, el consumo de alcohol no impide hacer deporte, a menos de que se trate de una actividad física que demande precisión. Esto debido a que la ingesta de alcohol afecta el rendimiento y la fuerza, pero especialmente la coordinación.

El etanol es un compuesto químico contenido en las bebidas alcohólicas que produce alteraciones en el sistema nervioso. Esta sustancia hace que quien consume alcohol entre en un estado eufórico y luego en uno depresivo, el cual disminuye los reflejos ante cualquier situación.

Por otra parte, es importante recordar que el alcohol tiene efectos diuréticos, lo que puede provocar un cuadro de deshidratación mientras se realiza la actividad física. Esto debido a la perdida de líquidos, vitaminas y minerales.

También, el etanol impide que los nutrientes se absorban de forma regular, lo que favorece el aumento de peso corporal.

3. Luego de haber sufrido una lesión
Es muy común que los deportistas presenten lesiones mientras hacen deporte. Algunas causas pueden ser:

No realizar los movimientos de forma correcta.
Entrenar más de lo habitual.
Utilizar un zapato deportivo inadecuado.
Falta de protección.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.