La noticia antes que nadie

¿Por qué el viaje de regreso nos parece más corto?

La gente no experimenta el 'efector retorno' en viajes que realiza con frecuencia, como el recorrido de casa al trabajo.

Agencia | 16/11/2017 | 16:56
Aun cuando la distancia es la misma, cuando volvemos de viajes, parece que el retorno es más rápido.
 
No es que estés perdiendo el contacto con la realidad. Si has sentido que por alguna razón el viaje de regreso fue más rápido que el de ida, no estás solo, es uno de esos fenómenos que mucha gente experimenta y que pocas veces indagamos la razón. Hasta ahora, porque los investigadores se han dado a la tarea de encontrarle una explicación al 'efecto retorno' y hay varias teorías.
 
Una explicación que abunda en el 'efecto retorno' tiene que ver con poner demasiada atención en el tiempo, pero cuando estás distraído, el tiempo parece pasar más rápido.
 
La idea es más vieja que el tiempo, todos hemos oído que frases como "La olla vigilada nunca hierve" o "el tiempo vuela cuando la estas pasando bien".
 
Cuando nos encontramos rumbo a nuestro destino, ya sea porque asistimos a algo importante, o bien porque se trata de un lugar nuevo al que vamos por primera vez, todas las expectativas nos hacen poner demasiada atención en el tiempo. Una vez cumplido el cometido, realizado, el viaje, de regreso estamos camino a nuestra rutina y dejamos de poner atención.
 
Cuando dedicamos más atención a un periodo tendemos a recordarlo más largo de lo que es.
 
Otra explicación tiene  que ver con la familiaridad. Como no conocemos la ruta del viaje en el nos encontramos de ida, al regresar reconocemos sitios, lugares y el viaje parece más corto.
 
La gente no experimenta el 'efector retorno' en viajes que realiza con frecuencia, como el recorrido de casa al trabajo.
 
Así el efecto retorno puede ser una combinación de estos aspectos a alguna dinámica que los investigadores aún están por descubrir.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.