La noticia antes que nadie

Consejos para para no subir de peso al llegar a la menopausia

Al llegar a la menopausia es fundamental aumentar el consumo de agua, así como la actividad física, para poder combatir el exceso de peso

Agencia | 14/11/2017 | 12:08

Los cambios hormonales que se producen durante la menopausia pueden causar, en la mayoría de las mujeres, un aumento considerable de peso corporal.

La reducción de la producción de estrógenos y progesterona cambia la actividad del metabolismo y, además de aumentar la tendencia a acumular grasa, conlleva a la pérdida de masa muscular.

Esta situación no solo provoca un cambio notorio en la figura, sino que, por desgracia, incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y otros trastornos metabólicos que reducen la calidad de vida.

Sin embargo, existe la forma de prevenirlo y contrarrestarlo, sobre todo cuando se mejora el estilo de vida desde mucho antes de atravesar estos cambios.

Por esta razón, hoy queremos compartir estos consejos que puedes poner en práctica para vivir esta etapa de forma plena, sin temor a sufrir los efectos del sobrepeso.

1. Incrementa el consumo de diuréticos naturales
El consumo habitual de alimentos y remedios con propiedades diuréticas puede apoyar la eliminación de líquidos del organismo, un factor que, de algún modo, ralentiza las funciones del metabolismo.

Estos ingredientes ayudan a remover las toxinas que viajan a través de la sangre y, entre otras cosas, reducen el nivel de inflamación.

Algunas opciones destacadas son:
Fresas
Sandía
Melón
Piña
Arándanos
Calabaza
Espárragos
Avena
Perejil
Alcachofas
Té verde
Cola de caballo
Diente de león

2. Consume suficiente agua
El consumo diario de agua se vuelve más importante al llegar a la menopausia, no solo porque beneficia el peso corporal, sino porque regula la temperatura y ayuda a mantener el organismo hidratado.

Este líquido mejora la circulación de la sangre, optimizando la oxigenación de las células para que se renueven sin problemas.
Apoya la función de los órganos excretores, evitando la acumulación excesiva de toxinas y grasas.
Es ideal para prolongar la sensación de saciedad entre comidas, lo cual reduce la ansiedad.

3. Realiza ejercicio físico
Aunque se presenten cambios significativos en el organismo, el ejercicio continúa siendo una de las mejores herramientas para mantener el peso corporal saludable y estable.

Su práctica estimula la actividad del metabolismo, manteniendo el ritmo que requiere para quemar más calorías.
Fortalece la salud muscular y, apoyado con una buena alimentación, evita la pérdida de masa magra.
Entre otras cosas, es bueno para proteger los huesos y las articulaciones ante el desgaste que sufren por la disminución de estrógenos.

4. Incluye pescado azul en tu dieta
El pescado azul cuenta con importantes beneficios nutricionales para las mujeres que están lidiando contra los efectos de la menopausia.

Contiene proteínas de alto valor biológico, las cuales ayudan a proteger los músculos para evitar su desgaste.
Sus ácidos grasos omega 3 mejoran la salud cardiovascular y ayudan a reducir los niveles de colesterol malo (LDL).
Es un alimento antiinflamatorio, bajo en calorías, que apoya las dietas para bajar de peso.
Sirve para proteger el sistema nervioso y la salud.

5. Consume avena en el desayuno
La avena es un alimento lleno de nutrientes esenciales que, a cambio de pocas calorías, ayuda a mantener el cuerpo activo y recargado de energía.

Es una excelente opción para las mujeres menopáusicas, ya que ayuda a contrarrestar los síntomas que producen los cambios hormonales.
Es ideal para el desayuno, puesto que prolonga la sensación de saciedad y mejora el rendimiento físico y mental.
Ayuda a mantener una buena salud digestiva y disminuye el riesgo de desarrollar o padecer obesidad y trastornos cardiovasculares.

6. Evita el consumo de grasas saturadas y sodio
Los alimentos ricos en grasas saturadas y sodio pueden empeorar la situación de las mujeres que aumentan de peso al llegar a esta etapa.

Estos afectan la actividad del metabolismo, disminuyendo su ritmo y generando dificultades para llevar a cabo sus procesos principales.
Son causas directas de acumulación de grasa abdominal y problemas cardiovasculares.

7. Limita el consumo de azúcar
El azúcar refinado, así como los alimentos que lo contienen, puede influir de forma directa en el aumento de peso corporal y, adicional a esto, genera otras dificultades metabólicas.

Si bien debe limitarse en cualquier etapa de la vida, lo mejor es suprimirla o reducirla al máximo al llegar a la menopausia.
Con los cambios de la actividad hormonal se reduce la capacidad del organismo para usar esta sustancia como fuente de energía, lo cual influye en la acumulación de grasa.
Por otro lado, sus niveles en la sangre incrementan y hay una alta probabilidad de desarrollar diabetes.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.