La noticia antes que nadie

¿Qué es la dieta Dukan?

Algunos indican que es perfecta para los que padecen obesidad y otros que únicamente es para los que desean deshacerse de los kilos de más.

Agencia | 14/11/2017 | 11:52

Seguramente has oído hablar de la “milagrosa” dieta Dukan, la elegida por muchas artistas de Hollywood.

Es la preferida de quienes quieren adelgazar sin hacer mucho esfuerzo ya que, por ejemplo, no requiere de hacer ejercicio y se come casi lo que se desea.

Sin embargo, los que han investigado este método del doctor francés Pierre Dukan indican que no funciona en el 80% de las personas que la practican, sobre todo en los que tienen obesidad.

El supuesto éxito del sistema Dukan
Este médico ha lanzado varios libros sobre su milagrosa dieta y son todos un éxito. En España, por ejemplo, sus tres publicaciones son “best seller” con más de medio millón de ventas.

Como el revuelo por este plan para adelgazar no pasó desapercibido para nadie, desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) se llevó a cabo una investigación que demostró que el método del Dr. Dukan “es fraudulento, ilegal, no sirve para bajar de peso y es un gran riesgo para quienes lo practican”.

Una buena cantidad de personas han comenzado esta dieta luego de ver los efectos que ha tenido en la actriz Penélope Cruz tras dar a luz a su hijo y también la madre de la futura reina de Inglaterra Kate Middleton (se dice que, en este caso, el Dr. Dukan le envió un ejemplar de su libro directamente a su casa agradeciéndole por confiar en él).

¿Se puede usar la dieta Dukan siendo obeso?
Algunos indican que es perfecta para los que padecen obesidad y otros que únicamente es para los que desean deshacerse de los kilos de más. El método promete efectos duraderos (de por vida) pero son muchos los investigadores que han desenmascarado a esta supuesta técnica milagrosa.

Uno de los estudios que sirven para comprender por qué esta dieta no funciona fue realizado por un grupo conterráneo del Doctor Dukan.

Se llevó a cabo una encuesta entre 5000 personas que practicaron la dieta.

Si bien la mayoría de ellos indicaron que al principio el método les sirvió, posteriormente:

El 35% recuperó el peso perdido al cabo de un año o menos.
El 48% volvieron al peso inicial después de un año.
El 64% de los encuestados estaban más excedidos de peso que al comenzar, tras dos años del tratamiento.
El 70% superaba el peso del comienzo a los 3 años.
El 80% de los consultados pesaba igual o más que al comenzar 4 años antes.

Una de las máximas que giran en torno a este método es que “si no consigues los resultados esperados es por tu falta de compromiso”. Es decir, que es culpa del paciente, no del método.

Esto se ha podido sacar como conclusión de las respuestas de los encuestados. El 60% de ellos dijo que “no adelgazó porque comía muchos permitidos”, “no respetó las primeras fases de la dieta”, “un día a la semana comía algo que no debía”, etc.

Este sentimiento de culpa es una de las consecuencias psicológicas que se asocian a la dieta Dukan, pero no es el único.

Los pacientes “dukanianos” han sufrido también síntomas depresivos y un descenso de la autoestima, debido a que un día se miran en el espejo y tienen un bonito cuerpo y a las pocas semanas todo vuelve a ser como antes, o mucho peor.

Vale la pena decir también que el propio Pierre Dukan ha afirmado que, para él, las personas con unos kilos de más son enfermas, ni qué decir de los obesos.

La Organización Mundial de la Salud declaró algo similar en 1997, cuando calificó la obesidad como una enfermedad crónica, aunque incontinua. Este nutricionista trata a todos los que no son delgados por igual, basándose en que tienen problemas.

Se estima que los pacientes con obesidad y sobrepeso han podido reducir, usando esta dieta Dukan, un promedio de 2 kilos al cabo del primer mes. No obstante, no es una cantidad significativa si tenemos en cuenta los desequilibrios alimenticios a los que nos sometemos llevando a cabo este método.

Es decir, que existen planes más efectivos y saludables que se pueden seguir para obtener mejores resultados.

Con comer menos harinas, azúcares y grasas, aumentar la ingesta de frutas y verduras, hacer ejercicio físico y evitar ciertos hábitos como fumar o beber alcohol, las grasas se disuelven.

No es preciso recurrir a tratamientos tan drásticos con una gran cantidad de efectos colaterales y, sobre todo, con una alta probabilidad de sufrir el llamado “efecto rebote” de volver a engordar los pocos o muchos kilos bajados.

Entre los que están en contra de la dieta Dukan e indican que no es aconsejada para ninguna persona, sea obesa o no, se encuentra un investigador de la Universidad de Navarra.

El doctor Silva indica que el método, al hacerse mediante la lectura de un libro que se compra hasta en un supermercado, no ofrece garantía de resultados.

Claro, porque el Doctor Dukan no se encarga de analizar cada caso en particular ni de realizar el seguimiento correspondiente, como sí haría un nutricionista de un centro médico.

Tampoco hay demasiado control en relación a la comprensión de la dieta por parte del paciente y, como si fuera poco, el libro es un tanto generalizado y no se concentra en un grupo específico de la población.

Está claro que no todos podemos hacer la misma dieta, debido a diferencias en:
Edad
Contextura física
Kilos de más
Hábitos y actividades
Factores hereditarios
Enfermedades que pueden influir en el proceso

Por lo tanto, es preciso ir al médico y analizar otras opciones para comer de manera más saludable y al mismo tiempo, bajar de peso, siempre al ritmo de cada uno.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.