La noticia antes que nadie

Seguidores de Trump lo ubican en una posicion profética: Angeles Times

Por lo general, se forman alrededor de un individuo que han elevado a estado profético y casi divino, apuntó.

Notimex | 06/11/2017 | 11:48

Seguidores del presidente Donald Trump parecen ubicarlo mas en una posición profética y de culto divino al minimizar errores, conflictos y expresiones realizadas siendo candidato y durante su desempeño en la Casa Blanca, publicó hoy Los Angeles Times.

En uno de sus editoriales del dia titulado “El culto peligroso de Donald Trump” se hace una evaluación de como ha sido la respuesta y la actitud asumida por la mayoría de los seguidores estadunidenses del presidente Trump.

“Ha habido una cualidad culta para los partidarios más ardientes del presidente Trump. Parecía reconocerse el fenómeno cuando siendo candidato Trump se jactó de que podía pararse en el medio de la Quinta Avenida y dispararle a alguien y no perder votantes”, señaló.

A lo largo de la campaña, y en apariciones personales desde entonces, Trump ha aprovechado el tipo de intensidad emocional de su base que es más típico de una reunión de reavivamiento religioso que un mitin político.

A medida que nos acercamos al primer aniversario de la victoria electoral de Trump, el celo de algunos de sus seguidores parece cada vez más similar a un culto en toda regla, señaló el articulo de opinión firmado por el especialista Reza Aslan autor del libro “Dios: Una historia de humanidad”.

Aslan aclaró que utilizó la palabra "culto" en su sentido peyorativo, es decir, un grupo social profundamente insular ligado por la devoción extrema a un líder carismático. Tales grupos tienden a exhibir algunas características comunes.

Por lo general, se forman alrededor de un individuo que han elevado a estado profético y casi divino, apuntó.

Durante la campaña, Franklin Graham, el partidario evangélico cristiano más entusiasta de Trump, desestimó sus muchas fallas morales al compararlo favorablemente con los patriarcas y profetas de la Biblia: Abraham, Moisés y David.

Trump ha sido espectacularmente exitoso al hacer que sus seguidores creyeran sus halagos más que en sus propios ojos.

Robert Jeffress, pastor de la Primera Iglesia Bautista en Dallas, dijo a una audiencia radial que Trump era un mejor candidato presidencial que alguien que "encarna las enseñanzas de Jesús" porque Trump se ajustaba a la preferencia bíblica de ser un "hombre fuerte" en el gobierno.

Frank Amedia, un pastor de Ohio que estuvo vinculado brevemente a la campaña de Trump, expuso explícitamente al presidente como un profeta que recibe revelaciones divinas: "Creo que recibe descargas que ahora está empezando a entender que provienen de Dios", dijo en julio pasado.

La autoridad que ejerce un líder de culto proviene de su papel auto-atribuido como la única fuente de información verdadera para sus seguidores. Las ideas y los hechos que compiten no son simplemente incorrectos; ellos son demoniacos, expreso.

Trump, por supuesto, caracteriza a la mayoría de los medios de comunicación como "noticias falsas". Él llama a los periodistas "mentirosos" y "enfermos" que están "tratando de quitarnos nuestra historia y nuestro patrimonio".

En una encuesta de HuffPo/YouGov de mayo, el 60 por ciento de los partidarios de Trump estuvo de acuerdo con él en que los medios son "el enemigo" de personas como ellos.

En general, se cree que el líder de culto posee un conocimiento especial. No importa cuán demostrablemente falsas sean sus declaraciones, se vuelven, por definición, verdad para sus seguidores.

Trump ha sido espectacularmente exitoso al hacer que sus seguidores creyeran sus halagos.

Una de las formas en que un líder de culto mantiene su autoridad incuestionable es creando una mentalidad de asedio entre sus seguidores y presentándose a sí mismo como el antídoto, indicó.

En opinión de Trump, el país es un páramo de fábricas vacías "esparcidas como tumbas" y ciudades plagadas de crímenes que son más peligrosas que las zonas de guerra. "Nuestro ejército es un desastre. Nuestra asistencia sanitaria es un espectáculo de terror", declaró durante la campaña. Y como Trump a menudo ha dicho, "solo yo puedo arreglarlo".

Esta oscura visión de Estados Unidos, en la que cristianos blancos honestos y trabajadores son atacados por fuerzas hostiles, ha convencido a los seguidores de Trump de que se encuentran entre las personas más oprimidas del país.

En una encuesta posterior a las protestas en Charlottesville, Virginia, el 45 por ciento de los seguidores de Trump dijeron que los blancos eran el grupo racial más discriminado en Estados Unidos, y el 51 por ciento señaló que los cristianos eran el grupo religioso más discriminado.

Nutrir a un seguidor de culto tiene sus peligros. Los miembros de los cultos tienden a creer que están participando en una actuación cósmica, que están luchando en una batalla entre las fuerzas del bien y del mal, advirtio.

Y si "bueno" no gana, si es frío, la dura realidad supera las mentiras y las fantasías del líder de la secta, toda la empresa puede derrumbarse, a veces violentamente, añadió.

Que algunos de los seguidores de Trump ven al presidente en términos cósmicos es claro. Un mes después de la inauguración, Pat Robertson dijo que quienes se oponen a Trump "se rebelan contra el plan de Dios para Estados Unidos".

Paula White, pastora del Centro Cristiano New Destiny en Florida y consejera espiritual de Trump, dijo recientemente a su congregación que se resistía a Trump es equivalente a "luchar contra la mano de Dios".

En cuanto a la fría y dura realidad, la administración de Trump está plagada de múltiples investigaciones de campaña, demandas por ética, y miembros de su propio partido que lo abandonan, en un sinfín de conflictos y acusaciones.

Por su parte los verdaderos creyentes de Trump han sonado francamente apocalípticos: "Esta no es una batalla entre republicanos y demócratas", finalizo.

UCSLP - LOCALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.