La noticia antes que nadie

La 4a. Revolución Industrial y nuestra motivación al trabajo

Comportamiento organizacional

Susana Meana | 05/11/2017 | 03:07
 
El nuevo estudio del Foro Económico Mundialante estos datos, que nos proporciona Universia, vemos que el mundo ya cambió, que estamos atravesando la IV Revolución Industrial y, por lo tanto, debemos estar preparados, los puestos en las empresas están en constante cambio, los horarios de trabajo se flexibilizan, ya es posible trabajar desde cualquier lugar, y esto apenas empieza.
 
Ante los cambios puede existir la incertidumbre si no estamos preparados, para eso es necesario estar al tanto y conocernos hoy más que nunca, saber cuáles son nuestras fortalezas para navegar en este mundo que ofrece tantas oportunidades de las cuales apenas sabemos algo.
 
Para lograr motivarnos ante estos cambios lo primero será conocer cuáles son los hilos que nos mueven en realidad ante cualquier tarea, para lograr estar motivados, dentro de los descubrimientos que se han revelado en las últimas décadas tenemos información muy valiosa de como funcionamos para estar motivados, esto es: movernos a la acción.
De acuerdo con estudios de Edward L. Leciy Richard Ryan y su Teoría de Autodeterminación, nos dicen que la motivación comienza con una idea concreta sobre las necesidades humanasuniversales. Define que tenemos tres necesidades  innatas:
 
1) la competencia
 
2) la autonomía y 
 
3) las relaciones.
 
Cuando estas tres necesidades están satisfechas, estamos motivados, producimos y somos felices. Por el contrario, si se frustran, estos resultados se hunden. 
 
El primer reto es pasar del control a la autonomía y por tanto de la obediencia a la responsabilidad, aunque esto a veces nos asusta, considero que es de los mejores regalos que nos pueden hacer, soltar la mano a nuestro pensamiento, dejarnos ser, expandir nuestro potencial.
 
 La autonomía nos ofrece el compromiso como herramienta para alcanzar la maestría, es decir, el deseo de mejorar y dominar algo que nos importa: brillar, ser reconocidos por algo en especial, algo que nos distinga.
Por último conocer para qué hacemos algo dota de sentido a nuestra conducta, ya lo decía Viktor Frankl en su libro El hombre en busca de Sentido, esto marca una gran diferencia entre “seguir a los demás” y ser nosotros. Hacer con sentido es la esencia de la efectividad.
 
La ciencia ha revelado que la motivación no reside en los impulsos biológicos únicamente, ni ante nuestras reacciones a los premios y los castigos, sino que responde ante un tercer impulso: nuestro profundo deseo de dirigir nuestras vidas, extenderlas a través de expandir nuestras capacidades y vivir una vida con sentido. Esta es la verdadera motivación.
 
 
Soy Susana Meana – Coach y Consultora en Comportamiento Organizacional – info@worxx.mx

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.