La noticia antes que nadie

Proyecto Neom: la primera ciudad inteligente y futurista

El proyecto está concebido para el año 2030 y tendría una superficie de 16.500 kilómetros cuadrados, abarcando tres países distintos: Arabia Saudí y las vecinas Jordania y Egipto.

Agencia | 02/11/2017 | 12:58

¿Te imaginas una ciudad inteligente, robotizada e interconectada a orillas del Mar Rojo que se abasteciese únicamente de energías renovables y ocupase un tamaño 33 veces superior a la urbe de Nueva York? Se trata del proyecto Neom y el príncipe heredero de Arabia Saudí quiere llevarlo a cabo.

La era de las ciudades inteligentes, más conocidas por su denominación anglosajona de smart cities, comienza a tener lugar entre nosotros. Mientras algunas urbes se modernizan para ser más sostenibles e inteligentes, nacen proyectos con vocación futura que propiciarán el nacimiento de entornos urbanos ultratecnológicos robotizados, ultratecnológicos y ligados al Internet de las Cosas.  Mohammad bin Salman Al Saud, futuro rey de Arabia Saudí, la mayor potencia petrolífera del planeta, ha presentado la semana pasada el proyecto Neom, una smart city casi utópica llamada a inaugurar una nueva clase de desarrollo económico al margen del preciado combustible.

Para este proyecto, el príncipe saudí quiere contar con una cuantiosa inversión de 500.000 millones de dólares (420.000 millones de euros) por parte de agentes privados, por lo que se reunía hace unos días con el consejero delegado de Blackstone, Stephen Schwarzman, y el del mayor fondo de inversión tecnológica, Masayoshi Son, de Softbank. Ya tiene un compromiso de inversión de 20.000 millones de dólare?s por parte de Blackstone y 45.000 millones de Softbank.

El proyecto está concebido para el año 2030 y tendría una superficie de 16.500 kilómetros cuadrados, abarcando tres países distintos: Arabia Saudí y las vecinas Jordania y Egipto, conectando estas dos últimas y funcionando como lazo entre países árabes. Según las estimaciones realizadas, generaría un volumen anual de 100 millones de dólares. Además de ser paradigma de desarrollo futurista, sería la primera ciudad del mundo enn cotizar en bolsa como tal.

Según Salman al Saud, crear una ciudad inteligente de cero es mucho más sencillo que adaptar una urbe convencional, ya que se la puede dotar desde el principio de edificios inteligentes, industria puntera -especialmente la biotecnología, alimentacion, entretenimiento y fabricación avanzada- o transporte automatizado. Así, Neom tendrá más robots que habitantes y el eje de su desarrollo estará depositado en el Internet de las Cosas, el machine learning y la Inteligencia Artificial.

Uno de los aspectos más interesantes de esta smart city saudita es que funcionará exclusivamente valiéndose de fuentes renovables, por lo que en su diseño serán imprescindibles los paneles solares para captar energía fotovoltaica y las instalaciones de energía eólica. La colocación de esta infraestructura será el esqueleto de esta ciudad inteligente, ya que tanto la solar como la que emana del viento son dos fuentes muy abundantes en el desierto árabe. Con el nacimiento de esta urbe inteligente si el proyecto Neom llega a buen puerto, Arabia Saudí podría convertirse en un exportador mundial de tecnología en renovables.

No obstante, no es la primera vez que Arabia Saudfí intenta levantar una ciudad utópica para inaugurar un nuevo tipo de desarrollo económico menos dependiente del petróleo, ya que también existe la Ciudad Económica del Rey Abdalá, uno de los cuatro centros ur­banos con los que la monarquía saudí espera garantizar el futuro de la nación. Con una inversión de 100.000 millones de dólares (90.762,2 millones de euros), aspira a ser uno de los principales centros logísticos y de fabricación de los países del Mar Rojo y funcionar como polo de inversión al margen del crudo.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.