La noticia antes que nadie

Google dice NO a la conducción semi-autónoma

Pese a que hay marcas que sí están apostando por estos niveles intermedios de conducción en Google tuvieron claro desde el primer momento que el riesgo que podrían correr

Agencia | 02/11/2017 | 12:51

Waymo, la división de Alphabet (Google) que desde hace mucho tiempo trabaja en el coche autónomo, no siempre tuvo en mente como único objetivo el crear un coche en el que no fuera necesaria la interacción humana. Durante un tiempo, Google también trabajó en un coche semi-autónomo de nivel tres, pero el proyecto se descartó después de que algunos conductores se quedaran dormidos al volante.

Así lo ha revelado John Krafcik, CEO de Waymo, en una entrevista en la que ha detallado los orígenes del coche autónomo de Google. Krafcik ha explicado que Google comenzó a trabajar en la conducción autónoma empezando por el nivel intermedio, el nivel 3 (ese en el que todavía sigue siendo necesaria la interacción del conductor), pero los conductores contratados para las pruebas hicieron ver a la compañía el peligro que esta tecnología podía suponer en una situación inesperada.

Hubo conductores que se quedaron dormidos mientras el coche conducía por ellos; otros se desentendían de la carretera y pasaban el tiempo mirando el móvil; algunos, incluso, aprovechaban para maquillarse. En algunos casos, estas situaciones tuvieron lugar mientras el coche viajaba a velocidades superiores a los 90 km/h. Así, en el año 2013 en Google se decidió centrar todos los esfuerzos en la conducción cien por cien autónoma.

Pese a que hay marcas que sí están apostando por estos niveles intermedios de conducción semi-autónoma, en Google tuvieron claro desde el primer momento que el riesgo que podrían correr lanzando un sistema así no compensaba -hablamos de varios años atrás, recordemos- a los beneficios que hubieran obtenido siendo una de las primeras empresas en presentar un coche semi-autónomo para la conducción por autopista.

Tras revisar las grabaciones de sus conductores de pruebas, y concretamente después de ver que uno de ellos se llegaba a quedar incluso dormido al volante, en Google decidieron dejar atrás esta idea de la conducción semi-autónoma para empezar a dedicar todos sus recursos en un sistema que en ningún caso requiriera la interacción del conductor. Y van camino de conseguirlo, porque incluso ya se habla de un servicio de taxis autónomos al estilo de Uber.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.