La noticia antes que nadie

Razones por las que se te puede atrasar el periodo

Una alimentación equilibrada, suficiente ejercicio y algo de meditación pueden ser de gran ayuda.

Agencia | 02/11/2017 | 12:35

Un día de retraso. Tres días. ¡Cuatro! Para estas alturas, lo más probable es que pienses en la posibilidad de estar embarazada...

Si bien esta opción existe, lo cierto es que hay otras razones por las que se te puede atrasar el periodo.

1. Estrés
El estrés es un factor que tiene una injerencia importante en todos los aspectos de nuestra vida y la menstruación es uno de ellos. Es más, la ansiedad y el ritmo de vida agitado que solemos llevar tiende a ser una de las más comunes razones por las que se atrasa la menstruación.

Esto se debe a que el estrés eleva los niveles de prolactina, lo que puede provocar períodos irregulares. En estos casos, resulta clave encontrar formas para controlar y disminuir la ansiedad y la presión del día a día.

Una alimentación equilibrada, suficiente ejercicio y algo de meditación pueden ser de gran ayuda a la hora de lograrlo.

2. Pérdida o ganancia de peso
Cuando el Índice de masa muscular de una mujer está por debajo de lo esperable, con frecuencia se experimenta una disminución en los niveles de estrógeno. Esta baja puede causar un retraso o incluso la falta de menstruación. Por otra parte, si la mujer padece obesidad, el estrógeno podría no ser el único responsable.

Lo más recomendable es consultar con el médico para que determine cuáles pueden ser las causas específicas. De todos modos, tal y como sucede con el estrés, un cambio en el estilo de vida será sumamente beneficioso para la salud mental y física de la mujer, y de seguro ayudará a que el período vuelva a regularse.

3. La ingesta de píldoras anticonceptivas
Uno de los mitos más difundidos sobre las pastillas anticonceptivas es pensar que esta medicación «regula» el período. Los ciclos menstruales son variables y resulta complejo marcar un calendario rígido. Si a esto le sumamos la toma de píldoras, no tiene por qué sorprendernos el retraso en la menstruación.

Además, al cuerpo puede llevarle unos días (o semanas) acostumbrarse, por lo que el atraso, en estos casos, es totalmente natural.

Ahora, si hace años que tomas la misma marca de pastillas, siempre tienes tu período dentro de la misma semana y observas un atraso importante, lo más conveniente será que consultes con tu ginecólogo.

4. Ejercicio excesivo
La falta de ejercicio puede provocar efectos negativos como una mayor propensión a sufrir diabetes, colesterol, osteoporosis, dolores físicos y estrés. El otro extremo tampoco resulta saludable: un exceso de ejercicio puede interferir en los mecanismos cerebrales que posibilitan la llegada de la menstruación. Es importante entonces estar atenta y evitar llegar a los extremos.

5. El Síndrome de Ovarios Poliquísticos
El SOP es una enfermedad estrechamente relacionada con la testosterona: cuando esta hormona aumenta en gran medida, suele presentarse el síndrome.

Las consecuencias van desde crecimiento del vello facial y acné hasta falta de ovulación, quistes en los ovarios y obesidad.

La amenorrea o falta de menstruación también es uno de los síntomas más frecuentes. Por fortuna, existen tratamientos que pueden llevarse adelante en estos casos.

5. La edad
Durante el primer año de la menstruación ya sea en la adolescencia o preadolescencia es normal que el período se presente de forma irregular. A medida que vamos creciendo (sobre todo al llegar a los 20) tiende a regularizarse solo.

Luego de un embarazo es probable que vuelva a ser irregular durante unos meses y durante la menopausia también tiende a ser poco regular. Estos cambios se deben a las modificaciones que se van dando a nivel hormonal durante cada etapa de nuestra vida.

Es importante tener en cuenta estos factores para evitar los «sustos» y para empezar a conocernos más sin miedos.

7. Ninguna razón en particular
Los ciclos varían de mujer a mujer y pueden modificarse incluso de un mes a otro. No todos los ciclos tienen por qué ser de 28 días exactos. De hecho, el rango va entre 28 y 25 días, pero puede extenderse hasta 45. De manera que si la menstruación no vino uno o dos meses, no te preocupes: es probable que vuelva como si nada al mes siguiente.

Solemos pensar que los retrasos en la menstruación están conectados casi necesariamente con un embarazo. Pero como has visto, existen otras razones que sustentan este retraso.

Recuerda la importancia de conocerte a ti misma y prestarle atención a las señales que te envía tu cuerpo mes a mes, que te serán de gran ayuda para reconocer los cambios que se vayan dando.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.