La noticia antes que nadie

El peligro que conlleva el tronarse los dedos

Al tronar tus dedos estas causando el mismo daño que el de dislocar un hombro, esto se debe a la separación de los huesos y el cartílago

Agencia | 27/10/2017 | 11:55

Muchas personas tienen el habito de tronarse los dedos, algunas lo hacen de forma más frecuente que otras. Éste es un hábito muy común que cualquiera en algún momento puede desarrollar, quizás por la sensación que brinda. Lo malo de este hábito es que puede ponerles los pelos de punta a las personas que están alrededor, además de los efectos secundarios que puede ocasionar más adelante. Dichos efectos secundarios van desde inflamación de las articulaciones hasta pérdida de fuerza en la mano. Si eres adicta a tronarte los dedos puede que sufras de algún trastorno nervioso, por eso descuida, aquí te damos algunos consejos para erradicar esta mala práctica de tu vida.

Al tronar tus dedos estas causando el mismo daño que el de dislocar un hombro, esto se debe a la separación de los huesos y el cartílago, al separarlos se libera un gas que se oye como un crujido expandiéndose así a la articulación. Varios estudios han comprobado que el tronarse los dedos no es la causa de la artritis, sin embargo sí son la causa de daños en el tejido blando de las articulaciones y los ligamentos de la mano. Por ello es necesario que aprendas a dejar de manera progresiva este mal hábito.

1.Mantén ocupadas tus manos:
Para dejar este mal habito atrás solo dale a tus manos alguna otra cosa que hacer. Puedes tomar un lápiz con tus manos y pasarlo entre tus dedos, también sirve una moneda. Este es un excelente ejercicio, ideal para personas de cualquier edad, con esto también conseguirás potenciar la fuerza de tus dedos así como su coordinación y destreza.

2.Comienza un hobby nuevo:
Pudiera ser escribir, dibujar, pintar u otro oficio para que mantengas las manos y mente ocupadas. Es una excelente idea, aparte de aprender una nueva actividad, estarás distrayendo a tu mente para que evites caer en el mal hábito de tronarte los dedos.

3.Carga siempre una goma elástica contigo:
Es un método conductual muy clásico, lo que tienes que hacer es colocarte una goma elástica alrededor de tu muñeca. Cuando te entre la necesidad de tronarte los dedos solo jala la goma elástica y suéltala, de esta manera golpearás tu piel, el pequeño dolor que sentirás tras esto te ayudará a dejar el mal habito, al final, inconscientemente tu cerebro asociará el habito de tronarse los dedos con un poco de dolor.

 

4.Emplea otros métodos preventivos:
Si la goma elástica no te resulta, hay muchos otros métodos con los que puedes contener las ganas de caer en este mal hábito. Puedes llevar contigo un pequeño recipiente con crema para manos, cuando tengas la necesidad de tronarte los dedos solo saca la crema y frótate con ella las manos. Mientras estas haciendo una actividad que no requiera el uso de tus manos, como ver televisión, puedes ponerte calcetines en ellas. También puedes mantener siempre en tus manos un lápiz para evitar tronarte los dedos.

5.Busca ayuda de un profesional:
Si ya has llevado tu hábito muy al extremo es posible que sufras de trastornos de ansiedad. En este caso debes considerar buscar ayuda de algún profesional, pues al ser un hábito excesivo puede traer efectos negativos a tu vida. El te indicara cual será la mejor solución.
Toma en cuenta estos últimos consejos para dejar de tronarte los dedos

No esperes que el problema se solucionará de inmediato, te puede tomar algún tiempo modificar este comportamiento. La idea es dejar este hábito de manera gradual.
Al tronar tus dedos tus manos pueden sentirse más cansadas, por ello habla con algún medico quiropráctico.
Puedes también optar por aplaudir para cambiar este hábito.
Si eres muy nerviosa y te estresas con facilidad pues busca algún objeto que te ayude a evadirlo, como una pelotita de goma por ejemplo.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.