La noticia antes que nadie

Cosas que debes de considerar antes de comprar Huawei

Su apuesta ha sido muy clara: no seguir a otras, forjar su propio camino y hacer todo lo posible para ofrecer experiencias diferenciadas.

Agencia | 25/10/2017 | 10:03

¿Comprar un teléfono chino vale la pena? Pero ¿qué hay del desarrollo de tecnologías propias? ¿Qué materiales se usan? ¿Se tiene un control de calidad? ¿Cómo se prueban sus teléfonos? ¿De verdad se tienen a miles de chinos amontonados trabajando sin parar en fábricas oscuras?

Sí y no. Es decir, sí, sí vale la pena (con algunas marcas), sí desarrollan sus propias tecnologías, sí usan buenos materiales, sí tienen control de calidad y sí prueban sus teléfonos a fondo. Y no, sus fábricas no son como todos las imaginamos. Por lo menos no las de Huawei.

Y es que la marca china ha sabido abrirse paso y diferenciarse del resto de marcas originarias de su país. Su apuesta ha sido muy clara: no seguir a otras, forjar su propio camino y hacer todo lo posible para ofrecer experiencias diferenciadas.

1.- Proceso de fabricación
Huawei invierte cerca de 200 millones de dólares al año para desarrollar nuevos estándares de calidad de manufactura y, por ende, mejorar la calidad de sus productos.

En números redondos, esta fábrica podría entregar alrededor de 2.3 millones de teléfonos por mes, sin embargo y debido a la demanda actual, se están fabricando 1.3 millones de unidades mensuales de cualquiera de los gadgets de la marca (celulares, tablets, reloj inteligente o computadoras), pues cada línea puede cambiar su producción por completo de un producto a otro en 15 minutos.

El control de calidad en esta fábrica es impecable y los procesos que hacen los robots son para quedarse con la mandíbula en el piso, desde el ensamblaje de algunas partes del teléfono —como poner la tarjeta madre y sus circuitos o la manipulación de los procesadores— hasta el paso final: ver cómo la caja de un P10 Plus pasa a un robot para ser envuelta y sellada automáticamente, es una delicia.

2.- Pruebas
De lo primero que puedes ver cuando entras en estos laboratorios es una máquina que simula tener muchos dedos, mismos que está oprimiendo la pantalla miles de veces para asegurar que no haya ningún problema con su respuesta táctil. Más adelante, hay un robot parecido que también presiona la pantalla, pero con un elemento más: grasa. El propósito de esta prueba es entender cómo reacciona el display del teléfono ante este elemento natural de nuestro cuerpo.

Otra máquina que resultó interesante es la que comprueba el funcionamiento y durabilidad de los botones físicos, con los que subimos y bajamos el volumen o bloqueamos el teléfono. Con “dedos ficticios", los presiona miles de veces y con diferentes patrones —a veces de uno en uno, otras, todos al mismo tiempo.

También llaman la atención las pruebas que se realizan en condiciones extremas de clima. Para eso hay pequeñas cámaras que pueden simular humedad de hasta 90%, altas temperaturas e incluso tormentas de arena u otra en la que el teléfono está en una especie de rueda de la fortuna, en la que da vueltas en todas direcciones y se golpea constantemente con las cuatro paredes.

Finalmente, está la más dolorosa, la prueba de caída. Un robot se encarga de azotar el celular unas 20 veces, las primeras cinco a una altura de un metro y las 15 restantes, a 1.5 metros.

3.- Innovación
La marca está muy lejos de lo que hacen muchas marcas chinas: copiar. Actualmente, Huawei es una de las tres grandes marcas que desarrollan sus propios procesadores (las otras dos son Apple y Samsung).

A esto, vale la pena añadir las asociaciones que la marca tiene actualmente. La más importante, sin duda, es con Leica, la prestigiosa marca alemana con la que trabaja para crear las cámaras de sus teléfonos de gama alta. Pero también está la que tienen con harman/kardon para el audio de sus tablets o la que tienen con Porsche para crear la variante Porsche Design de su serie Mate.
 
4.- Experiencia
Huawei no nació como una empresa que fabrica celulares y tablets. Su principal negocio son las telecomunicaciones. De hecho, llegaron a México hace muchos años para proveer conectividad móvil, pero decidieron traer sus celulare apenas hacer cuatro.

Huawei echa mano de toda la experiencia que tiene en su negocio de antenas y telecomunicaciones para crear teléfonos con excelentes capacidades de conexión en voz y datos, además de equiparlos con una gran variedad de bandas de frecuencia móvil para que puedan ser utilizados en muchos países sin problema alguno.

Gracias a esto, de alguna manera, Huawei asegura que la posibilidad de que tengas mala recepción, se corte una llamada o la conexión de datos sea itinerante se reduzca.
 
5.- Tiempo de vida

Con teléfonos cada vez mejor construidos y materiales de primera calidad (por lo menos en sus teléfonos de gama alta), además de la aplicación de machine learning, Huawei está apostando por brindarle a sus clientes y usuarios una mejor relación costo-beneficio sin forzarlos, de alguna manera, a que cambien su celular cada año.

Con las tecnologías de machine learning y otros algoritmos implementados en el Mate 9 y los P10 y P10 Plus, la promesa de la marca es que tu teléfono siga igual de potente incluso un año y medio después de que lo comenzaste a usar, gracias a que el smartphone aprende de lo que tú haces con él y se optimiza.

Esto se verá beneficiado ahora que los teléfonos tienen, además, inteligencia artificial, pues los aprendizajes sobre uso serán mayores.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.