La noticia antes que nadie

LA MOTIVACIÓN Y LAS COMPETENCIAS

Comportamiento Organizacional

Susana Meana | 24/10/2017 | 00:32
Importancia de conocer y desarrollar las competencias de los integrantes de los equipos de trabajo
 
De acuerdo con el libro COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL de Franklin y Krieger Editorial Pearson, donde nos dice:
 
Además de asumir diferentes roles, las personas también son distintas entre sí. En consecuencia, es preciso que las empresas desarrollen reglas, procedimientos y programas de trabajo bajo el supuesto de que cada individuo tiene sus propias particularidades. Sólo así logrará potenciar el desarrollo de las competencias (conocimientos, actitudes, aptitudes, habilidades) de sus integrantes, y asignar la responsabilidad de las tareas según dichas competencias. En la complejidad está la riqueza, la creatividad y la productividad organizacional.
 
La distribución en equipos de trabajo amalgama productiva y creativamente esta riqueza; a su vez, los grupos y equipos pueden ser importantes factores de contención, motivación y desarrollo del ambiente de trabajo organizacional.
 
Tomando en cuenta esta información, me parece muy útil hacer las siguientes distinciones:
 
Que motiva a un Cerebro visionario:             La libertad de acción 
Qué motiva a un cerebro eficiente:           Las reglas claras
Qué motiva a un cerebro ejecutor:                   Ser objetivo y directo en sus acciones
Qué motiva a un cerebro integrador: Interactuar con gente, alentar.
 
Cada uno necesita desarrollar sus propias habilidades y competencias naturales y, al mismo tiempo, requiere apoyarse en aquellas personas que compensan sus debilidades.
 
Teniendo en cuenta esto, la motivación es mucho más clara, no porque el jefe lo haya dicho, no porque tengo que hacerlo, sino porque mi cerebro trabaja mejor aquí, me siento a gusto, lo hago bien y mi primera recompensa es sentirme satisfecho con mis resultados y mi aportación y si pido y necesito ayuda ya sé porque es, no porque yo tenga algo “malo” sino porque mi potencial se ocupa en el área en donde brillo más, no es posible que el cerebro despliegue la misma energía en la totalidad  al mismo tiempo, y menos que tengamos el cerebro totalmente energizado desde el nacimiento, son muy escasos los cerebros así, tan escasos como el 5% de la población a nivel mundial, y aún así, deberán apoyarse en alguien más, siempre! Porque como seres humanos somos seres sociales, jamás alguien ha alcanzado algo grande solo, ahí radica la clave de las relaciones humanas, saber interactuar donde cada uno lo requiere y conocer las diferencias que nos hacen grandes.
 
Contar con esta información nos da una perspectiva totalmente diferente a la hora de motivar al personal, esto es, antes de señalar o prejuzgar el comportamiento o la falta de resultados, consecuencia de una baja o nula motivación, por realizar tareas que no están enfocadas en el área luminosa de nuestro cerebro, a menos que………. lo sepamos.
 
Tanto el jefe como el colaborador deberán conocer estas fortalezas innatas, estos talentos naturales a la hora de pensar en motivar al personal, al equipo de trabajo, a cualquier persona, esta información  puede ser la diferencia que unirá puentes en comunicación y relaciones humanas. Es muy fácil, solo hace falta quererlo hacer.
 
Soy Susana Meana – Coach y Consultora en Comportamiento Organizacional  info@worxx.mx
 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.