La noticia antes que nadie

Lo que deberías saber sobre los televisores OLED

El primer televisor OLED comercial salió al mercado en 2008 de la mano de Sony.

Agencia | 23/10/2017 | 10:56

La llegada de una nueva categoría de produtos o tecnología al mercado siempre genera ciertas dudas y recelos en lo consumidores, si a esto le sumamos y un aluvión de informaciones que en ocasiones se contradicen entre si, lo que logramos es un caldo de culvivo perfecto para que los “cuñados” saquen toda su sapiencia tecnología a relucir.

Un claro ejemplo de ello lo estamos viviendo en la actualidad en el mundo de los televisores con la aparición de tecnologías como OLED y Quantum Dots, dos forma diferentes de enterder el mudno de la televisión con un mismo objetivo: la mejor calidad de imagen.

“Los televisores OLED se quedan marcados”, “La tecnología OLED es la única que consigue un negro puro”, ”El nivel de brillo de Quantum Dots es muy superior”, son muchas las afirmaciones que podemos escuchar y leer por la red, muchas ciertas, otras en parte y, la gran mayoría, simples conjeturas sin base real.

Para entender un poco mejor cómo han evolucionado las tecnología de la imagen en el mundo de la televisión y desmitificar ciertas leyendas, mitos y falsedades sobre la tecnología OLED qué mejor que acudir a las fuentes.

El primer televisor OLED comercial salió al mercado en 2008 de la mano de Sony. Eso sí, poco tenía que ver con el LG W7 que pudimos analizar hace unas semanas, máximo exponente actual en televisores OLED, el Sony XEL-1 que así se llamaba, tenía una pantalla de 11 pulgadas y un precio de 4.999 euros.

Aprovechando nuestra visita pudimos adentrarnos en la historia de las tecnologías de la imagen, para conocer de primera mano cómo ha sido la evolución desde las primeras pantallas planas LCD hasta los actuales televisores OLED o Quantum Dots, así como sus diferencias y ventajas.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.