La noticia antes que nadie

Grupo de universitarios crean plástico biodegradables para alimentos

Los precursores de bioplásticos se pueden producir en cantidades elevadas usando residuos agroindustriales

Agencia | 19/10/2017 | 11:06

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realiza biopolímeros biodegradables con residuos agroindustriales y ácidos de bacterias modificadas, que podrían sustituir a los plásticos emanados del petróleo.

Los precursores de bioplásticos se pueden producir en cantidades elevadas usando residuos agroindustriales, a partir de celulosa y hemicelulosa, destacó el doctor del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, Alfredo Martínez Jiménez.

Apuntó que los azúcares obtenidos de los residuos agroindustriales son usados para obtener por fermentación ácidos orgánicos, como láctico, succínico, pirúvico y R-3-hidroxibutírico, precursores de biopolímeros.

“Desarrollamos investigación modificando bacterias, principalmente Escherichia coli, de sus vías metabólicas, para que generen ácido D-láctico o ácido L-láctico, que son isómeros que nos permiten generar un producto que se llama ácido poliláctico (PLA, por sus siglas en inglés), afirmó el científico.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Martínez Jiménez explicó que el PLA es biodegradable y renovable en su totalidad y puede sustituir el uso actual de polímeros de plástico convencionales.

El doctor del IBt refirió que los biopolímeros tienen diversos usos como contenedores y material de embalaje para alimentos, con aplicaciones en agroindustria, bolsas de plástico para diversos usos y depósitos de basura.

“Particularmente, el ácido poliláctico si se combina con basura orgánica y se envía a un sistema de composta, el biopolímero será degradado biológicamente por los microorganismos presentes y no se tiene el impacto ambiental dañino que tienen los plásticos convencionales”, subrayó.

El especialista señaló que el sector agrícola y la industria alimentaria son otras áreas de oportunidad, pues son secciones que requieren del uso de plásticos, y agregó que el método desarrollado en la máxima casa de estudios también podría aplicarse en la manufactura de propaganda biodegradable.

Otra característica del PLA también es que es un producto que se puede reducir, reusar y reciclar; el proceso se puede llevar a cabo siempre y cuando el bioplástico no se deseche y reciba un manejo adecuado.

“Por ser plásticos biodegradables no implica que se degraden de un día al otro; se requiere de diferentes factores para que sea biodegradado, es decir, no se degradan en refrigeración o en otras condiciones en las que normalmente usamos los plásticos”, dijo.

No obstante, Martínez Jiménez aseguró que cuando los bioclásticos están en condiciones de composta con basura orgánica y ciertos microorganismos, inicia su proceso de degradación.

En la actualidad los investigadores del IBt cuentan con tres registros de patente en México, sobre innovaciones en el uso de microorganismos, generación de ácidos orgánicos a partir de residuos agroindustriales y proceso de desarrollo de biopolímeros.

El investigador sugirió al sector industrial invertir en este tipo de innovaciones científicas, mediante una sinergia con el sector académico y hacer que bajen los costos en el proceso de biopolímeros.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.