La noticia antes que nadie

Hábitos que te pueden llegar a causar ansiedad

Las personas con trastornos de ansiedad viven en permanente estado de miedo e inseguridad, actitud que, por supuesto, interfiere en la mayoría de las actividades diarias.

Agencia | 16/10/2017 | 11:44

Es normal tener varias preocupaciones en nuestras vidas, más a medida que nos vamos haciendo adultos y las responsabilidades suelen incrementarse.

Sin embargo, hay una línea entre sentir preocupación y pasarse a la ansiedad y el estrés.

Las personas con trastornos de ansiedad viven en permanente estado de miedo e inseguridad, actitud que, por supuesto, interfiere en la mayoría de las actividades diarias.

Si te encuentras en esta situación procura cambiar algunos de tus hábitos que, sin duda alguna, no te aportan en lo absoluto tranquilidad:

1. Tener el control de todo
Si eres de las personas que piensan “si no lo hago yo no queda bien hecho”, trata de cambiarte el chip.

Por más que quieras hacerte cargo de absolutamente todo en los diferentes ámbitos de la vida (trabajo, familia, relación amorosa), es imposible lograrlo o al menos no sosteniendo una buena salud mental.

2. Complacer a todo el mundo
Complacer a todas las personas con las que tienes algún tipo de relación en verdad es algo agobiante y desgastante.
Lo único que estás logrando con darle gusto a todo el mundo es hacerte infeliz, poniendo adelante las prioridades y necesidades de los demás antes de las tuyas.

3. Dormir poco
Si duermes mucho menos de las 7 u 8 horas recomendadas para un adulto de seguro te pasas el día de mal humor, con cansancio y ansiedad.
Es indispensable que además de dormir las horas aconsejadas, mantengas una rutina para tener un sueño saludable.
Por esto establece un horario de sueño hasta los fines de semana y apaga todos los aparatos electrónicos antes de acostarte.

4. Dependencia de la cafeína
El café tiene un sinfín de propiedades por las que moderadamente es útil para el organismo. Sin embargo, cuando se consume excesivamente los resultados resultan ser nocivos.
Si bebes de 4 a 6 tazas de café en el día, estás arriesgándote a que tu cuerpo sufra dependencia a la cafeína. Esta puede causar ansiedad, nerviosimo, irritabilidad e insomnio.

5. Consumo excesivo de alcohol
Aunque muchas personas, al sentirse tristes o agobiadas, por diferentes situaciones buscan el alcohol como refugio, realmente se están adentrando en un círculo vicioso, ya que su consumo excesivo causa más estrés y ansiedad.

La ingesta constante de bebidas alcohólicas es poco recomendada para personas que no se sienten de buen ánimo.

Además, piénsalo bien: recuerda la resaca que te provoca y en las situaciones incómodas en las que te has visto envuelto por estar bajo los efectos del alcohol.

6. No tener orden
La falta de organización es uno de los causantes de la ansiedad y el estrés. Por ello, agenda todo lo que tienes que hacer en el día desde la noche anterior.
No te tortures pensando en cómo vas a hacer esto o aquello. Cada día trae su afán.
El desayuno es la comida más importante, así que por nada del mundo te lo saltes.

8. Tener una vida sedentaria

La falta de actividad física aumenta la ansiedad y los problemas emocionales.
Comienza con una rutina suave, pero aumenta su intensidad a medida que pasen las semanas.
Así generarás mayor producción de endorfinas (hormonas de la felicidad), lo que te ayudará a sentirte más feliz y, por supuesto, a cuidar tu salud.

9. Excesivo consumo de azúcares refinados
Al igual que el café, el consumo de azúcares refinados en porciones moderadas le brinda beneficios al cuerpo. Si, por el contrario, abusas de estos, los resultados serán negativos.
Al consumir azúcares refinados le estas brindando a tu cuerpo serotonina, una de las hormonas que te causan sentimientos de bienestar.
El problema es que si lo consumes excesivamente el efecto será cada vez más corto, por lo que tu organismo te estará pidiendo más y más de estos alimentos.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.