La noticia antes que nadie

¿Cuándo se considera temperatura corporal alta?

En el cuerpo humano el rango de temperatura considerado normal es de 35,8 ºC y 37,2 ºC.

Agencia | 11/10/2017 | 10:06

Para mantener la temperatura del cuerpo es necesario adaptarse a las condiciones ambientales. Sin embargo, cuando hay una alteración en la pérdida y producción de calor, aumenta la temperatura.

Si la persona tiene temperatura alta los vasos sanguíneos se dilatan para transportar el exceso de calor a la superficie.

Por ende, el cuerpo segrega sudor con el fin de que se evapore y genere frío.

Sin embargo, cuando el organismo se expone a temperaturas frías, los vasos sanguíneos se contraen. En tal caso el flujo de la sangre se reduce y los músculos tiemblan, para de esta forma generar calor.

Así, la temperatura es regulada por medio de mecanismos:
Termorreceptores: se encuentran en la piel y en el centro del hipotálamo.
Efectos termorreguladores: la sudoración y el aumento de flujo en la sangre.

¿Cómo saber si es fiebre?
La temperatura del cuerpo es controlada por el hipotálamo y sus mecanismos, equilibrando la producción de calor.

Se identifica que la temperatura es elevada cuando sobrepasa los 38 ºC pero, además, el paciente presenta otros síntomas. Es de carácter urgente cuando la vida del paciente se pone en riesgo.

Entre las señales que indican que la temperatura es superior a lo recomendable encontramos:
    La medida en la cavidad bucal es más alta que los 38 ºC.
    En el recto o el oído es superior a los 38,3 ºC.
    En la zona axilar es mayor que 36,7°C.

Signos y síntomas
    Temperatura corporal mayor de 38 ºC
    Taquicardia
    Escalofríos
    Sudoración
    Dolor muscular
    Falta de apetito
    Aumento de la frecuencia respiratoria
    Vértigo
    Náuseas

Factores de riesgo
Infección: Es una reacción del sistema inmunitario que señala que una sustancia extraña está atacando al organismo.
Medicamentos: Los antibióticos, narcóticos o antihistamínicos, entre otros, provocan fiebre medicamentosa, ya que estas sustancias elevan la temperatura corporal.
Lesiones: Sufrir un trauma en el cuerpo puede ser el desencadenante de la fiebre. Puede ser desde un ataque cardíaco, ataque cerebral, quemadura o un golpe de calor.
Otras enfermedades que también pueden predisponer a esta son la artritis, el hipertiroidismo e inclusive el cáncer.

Entre tanto, el aumento de temperatura menor a los 38 ºC puede deberse a causas más simples como el estrés, los cambios hormonales de la mujer, un exceso de ejercicio o una temperatura ambiental alta.

¿Qué es la hipertermia?
Sucede cuando la termorregulación supera la producción de calor, es decir, la temperatura corporal se eleva por encima de los rangos normales.

Se puede detectar cuando el termómetro marca arriba de los 41 ºC. Entre sus principales síntomas destacan:
    Sangrado
    Tono oscuro en la orina
    Dolor muscular
    Desmayo
    Desorientación
Causas
    Infarto cerebral
    Tumores
    Encefalitis
    Hemorragias
    Secuelas por neurocirugía

Complicaciones
Cuando el paciente no atiende a tiempo la hipertermia es posible que los grados aumenten durante dos horas seguidas.

Esto puede resultar peligroso, ya que los mecanismos de termorregulación pueden fracasar.

Así, es indispensable bajar la temperatura para salvar la vida del afectado porque es posible que se presente una convulsión.
Tratamiento

El tratamiento debe darse de manera inmediata. Deben iniciarse medidas de enfriamiento agresivas junto con hiperventilación con oxígeno al 100 %.

    Enfriamiento inmediato de la piel con ayuda de mantas de hipotermia.
    Sumergir al paciente en agua helada.
    Uso de ventiladores.
    Lavados gástricos con suero helado.
    Si lo anterior falla se efectúa una hemodiálisis que ayude a eliminar las sustancias tóxicas que hay en la sangre

¿Cómo prevenir?
    Evita exponerte al sol durante periodos largos, sobre todo si vas a realizar actividad física.
    Utiliza bloqueador para protegerte de quemaduras, ya que dificultan la disipación del calor.
    Es importante que bebas, por lo menos, 2 litros de agua al día para mantenerte hidratado.
    Si estás realizando ejercicio y sientes que la temperatura aumenta o experimentas sensación de humedad, suspende la actividad.
    Reduce el consumo de bebidas alcohólicas, ya que favorecen la deshidratación.
    En temporada de calor usa ropa ligera y con colores vivos.
    No olvides ventilar tu vivienda y consumir electrolitos.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.