La noticia antes que nadie

Gloveone, el guante que permite sentir la realidad virtual

Provoca en quien lo utiliza la ilusión de estar tocando los objetos con los que interactúa.

Agencia | 10/10/2017 | 19:06
“Sentir el aleteo de una mariposa en la punta de los dedos”. La frase parece un verso. Tal vez de un poeta no demasiado bueno, de esos que tiran de metáfora fácil y rimas consonantes para esconder la palabra. Pero no es un verso, sino el ejemplo que pone Luis Castillo para destacar las asombrosas posibilidades del Gloveone, un guante para ser utilizado con programas de realidad virtual, que provoca en quien lo utiliza la ilusión de estar tocando los objetos con los que interactúa. “Nosotros empezamos en 2014 a innovar en temas de salud con realidad virtual para deficiencias neurológicas o problemas de alzheimer con muchos tipos de pacientes -explica Castillo para justificar el origen del Gloveone-. Y nos dimos cuenta de que cuando probaban la realidad virtual, lo primero que hacían era intentar agarrar o coger objetos que aparecían por las gafas. Y de hecho el no poder hacerlo provocaba que se agobiaran mucho con toda la experiencia. Así descubrimos ese gran hueco que era el sentido del tacto o el posibilitar que sintiesen lo que estaban viendo”.
 
Gloveone es el producto con el que se dio a conocer Neurodigital, empresa almeriense fundada por Castillo, ingeniero informático, y Francisco Nieto, doctor en Neurociencia. La evolución háptica (relativa al sentido del tacto) es la próxima frontera que tiene que afrontar la realidad virtual: dominadas las posibilidades ópticas y acústicas, controlar el tacto -un sentido mucho más complejo- permitirá multiplicar y elevar las prestaciones de las aplicaciones de VR. En este sentido Gloveone supuso un espectacular avance, puesto que no sólo consigue que el usuario sienta el peso o la textura de lo que está tocando en el mundo virtual -así como traducciones de otras señales mediante presión-, sino también que vea sus propias manos mientras maneja los objetos.
 
Su siguiente proyecto, Avatar VR, que además de los guantes incluye distintas bandas que también envían y reciben información, es un paso más hacia lo que Castillo considera es el futuro de la realidad virtual: “pasa por erradicar cualquier tipo de soporte intrusivo”. Muy pronto, cree, seremos capaces de tener experiencias completamente inmersivas sin necesidad de guantes, cascos o trajes. Bastarán unas pegatinas con sensores. En ese momento será cuando la realidad virtual dé el gran salto hacia el que nos dirigimos: “los límites no los marca nuestra tecnología, sino lo que seamos capaces de imaginar”.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.