La noticia antes que nadie

La función de las lamparás de sal del Himalaya

Las lámparas de sal del Himalaya están compuestas de cristales de sal que provienen de las montañas del Himalaya en Bután, Nepal, China e India.

Agencia | 08/10/2017 | 11:19

De un tiempo a esta parte hemos visto multiplicarse estas lámparas tanto en las casas de decoración como en los centros de yoga y meditación. Seguramente tienes algún amigo que tiene alguna o te ha contado sobre ellas.

Es que las lámparas de sal del Himalaya son mucho más que un objeto decorativo: son piezas que ayudan a purificar los ambientes y a liberarlos de energías indeseadas. Hoy te contamos más sobre estas lámparas hermosas, llamativas y sanadoras.

¿Qué son exactamente?
Las lámparas de sal del Himalaya están compuestas de cristales de sal que provienen de las montañas del Himalaya en Bután, Nepal, China e India.

Algunas tienen un tono más naranja mientras que otras lucen tonos más rosados dependiendo de la concentración del mineral. Una vez extraídos de las minas, los cristales se ahuecan y se les coloca una lamparita para que brinde luz y calor.

¿Cómo funcionan?
La sal es higroscópica; es decir, atrae moléculas de agua del ambiente. En nuestros hogares las moléculas de agua flotan junto con el polvo, el polen y los hongos, entre otros alérgenos. Las bacterias y los virus también suelen alojarse en estas moléculas perturbando muchas veces nuestra salud y la de quienes habitan el hogar.

Las lámparas de sal del Himalaya se encargan entonces de atraer dichas moléculas de agua. En consecuencia, nuestros ambientes quedan libres de agentes contaminantes. Una vez atrapados, las lámparas los retienen y, gracias al calor que emiten, sueltan un vapor pero ya libre de contaminantes.

Además estas lámparas liberan iones negativos (átomos de oxígeno con un electrón extra) que producen los mismos efectos agradables y rejuvenecedores que podemos experimentar cuando pasamos tiempo en la naturaleza.
Los beneficios que aportan:

1. Purifican el aire
Aunque no nos demos cuenta, muchas veces el aire de nuestro hogar está un tanto contaminado. Ya sea por la contaminación atmosférica que ingresa del tráfico cuando abrimos las ventanas o porque nosotros mismos ingresamos con polvos u otros agentes resulta conveniente purificar el aire que respiramos.

Las lámparas de sal del Himalaya se encargan de absorber los contaminantes. Como consecuencia este tipo de sal funciona como una forma natural de sanar los espacios que habitamos a diario.

2. Ayudan a conciliar un sueño más profundo
Las partículas cargadas positivamente pueden reducir la cantidad de sangre y oxígeno que le llega al cerebro y, en consecuencia, aumentar las probabilidades de sufrir problemas del sueño.
En cambio, los iones negativos revierten esta tendencia y ayudan a que quienes habitan el hogar se sientan a gusto y rejuvenecidos.
Si tienes dificultades para dormir, lo mejor es que dejes prendida la lámpara todo el día o al menos toda la noche. Notarás la diferencia.

3. Alivian los síntomas de las alergias y del asma
Las lámparas de sal del Himalaya son poderosas a la hora de combatir los problemas respiratorios ya que contrarrestan los efectos negativos de los iones positivos presentes en la atmósfera y se encargan de eliminar los agentes contaminantes que suelen producir este tipo de afecciones.

4. Aumentan los niveles de energía y reduce el estrés
Esta es una de las razones más frecuentes por las cuales las personas suelen optar por conseguir lámparas de sal del Himalaya. En efecto, estas lámparas tienen la habilidad de revitalizar el cuerpo.

Una vez que los iones negativos llegan al torrente sanguíneo, producen reacciones bioquímicas que aumentan los niveles de serotonina (una sustancia química que alivia los síntomas del estrés y la depresión).
Se ha demostrado, por ejemplo, que los iones negativos ayudan en gran medida a la hora de tratar la depresión estacional.

5. Reducen la radiación electromagnética
Hoy día vivimos en un mundo plagado de dispositivos tecnológicos. No podemos negar que han significado un avance en nuestro tiempo en términos de comunicación pero también es cierto que producen efectos negativos en nuestro organismo debido a la radiación electromagnética.
Especialistas en la materia aseguran que la exposición constante a dispositivos que emiten radiación en niveles bajos puede provocar numerosas enfermedades; entre ellas, afecciones cardíacas, Alzheimer y cáncer.

Los iones negativos de las lámparas de sal del Himalaya expulsan iones negativos que ayudan a neutralizar las radiaciones de los dispositivos con los que contemos.

6. Alivian los síntomas de las enfermedades de la piel
El polen y el polvo son dos factores que agudizan los síntomas de las enfermedades de la piel como el eczema. Está claro que las lámparas de sal no tienen como finalidad resolver este tipo de afecciones pero sí pueden ayudar en gran medida a la hora de eliminar los posibles causantes.

7. Reducen la electricidad estática
Al parecer este tipo de electricidad influye en nuestra salud y sus efectos se manifiestan como dificultad para conciliar el sueño y como irritación ocular. Las lámparas de sal del Himalaya neutralizan las partículas del aire que pueden llegar a producir estos efectos y en consecuencia disminuyen la electricidad estática de nuestros hogares.

En definitiva, las lámparas de sal del Himalaya son mucho más que meros objetos bonitos. Sus beneficios se extienden tanto para la salud de nuestro cuerpo como para mejorar aspectos relativos a nuestros niveles de energía y nuestro estado de ánimo.

 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.