La noticia antes que nadie

Factores que provocan las dificultades en el funcionamiento de la glándula tiroides

Se encuentra ubicada justo por encima de la clavícula, en la parte frontal del cuello, y, en general, su actividad diaria influye en la calidad de vida de toda persona.

Agencia | 07/10/2017 | 16:52

La tiroides es una glándula pequeña que interviene en las funciones de varios sistemas importantes de nuestro cuerpo.

Se trata de un órgano endocrino que, al producir hormonas, participa en el metabolismo, el ritmo cardíaco, el estado de ánimo y otros procesos vitales que determinan la salud.

Se encuentra ubicada justo por encima de la clavícula, en la parte frontal del cuello, y, en general, su actividad diaria influye en la calidad de vida de toda persona.

Por eso, cuando presenta dificultades, la persona comienza a padecer una amplia variedad de síntomas y enfermedades que tienden a presentar complicaciones cuando no se controlan a tiempo.

Por tal motivo es fundamental conocer qué factores pueden alterar sus funciones y, tras identificarlos, hacer todo lo posible para minimizar sus efectos.

En el siguiente espacio queremos revelar 7 cosas que, sin que te des cuenta, pueden deteriorar tu salud tiroidea.

1. Estilo de vida sedentario
Mantener un estilo de vida sedentario es uno de los posibles desencadenantes de enfermedades tiroideas como el hipotiroidismo.

La inactividad impacta de forma negativa la salud física y emocional, generando una reducción en la producción de hormonas tiroideas.

Como consecuencia se ralentizan las funciones del metabolismo y, a su vez, aumenta la tendencia a sufrir de sobrepeso, obesidad y diabetes.

2. Alimentación baja en yodo
La poca absorción de yodo a través de la alimentación puede influir en la poca producción de hormonas tiroideas, es decir, hipotiroidismo.

Nuestro organismo requiere este nutriente para regular la actividad de la glándula tiroides y, debido a esto, es fundamental garantizar su ingesta en cantidades adecuadas.

3. Consumo de cigarrillos
La adicción al tabaco no solo acarrea efectos nocivos sobre la salud pulmonar.

Las toxinas que contiene el cigarrillo consiguen viajar a través del torrente sanguíneo y, además de generar daños en los tejidos y células, interfiere con la salud de la glándula tiroidea.

El tabaco reduce los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH9), generando dificultades metabólicas, problemas visuales y riesgos cardiovasculares.

4. Dieta rica en gluten
El gluten es una proteína que puede causar graves complicaciones digestivas en aquellas personas que sufren enfermedad celiaca o intolerancia.

Esta sustancia está relacionada con los problemas en el funcionamiento de la tiroides, dado que provoca reacciones inflamatorias y metabólicas al ser detectada por el sistema inmunitario del cuerpo.

Una alimentación libre de fuentes de gluten, incluso en aquellos que no son intolerantes, garantiza un mejor funcionamiento de la glándula y menos riesgo de afecciones asociadas.

5. Consumo excesivo de soja y derivados
Si bien en varias oportunidades hemos conocido los múltiples beneficios de la soja, es primordial saber que su ingesta excesiva puede causar complicaciones en la actividad de la glándula tiroides.

Esto se debe a que sus compuestos inhiben la absorción de la hormona tiroidea, sobre todo en los pacientes que tienen principios de enfermedad o riesgo.

De hecho, por seguridad, las personas diagnosticadas con este tipo de afecciones deben eliminar este alimento y sus derivados de la dieta.


6. Ingesta de bebidas alcohólicas
Las personas que acostumbran a ingerir bebidas alcohólicas de forma excesiva tienen altas probabilidades de sufrir, a mediano y largo plazo, alguna complicación en la función de su glándula tiroides.

Si bien los órganos excretores ayudan a filtrar y metabolizar estas bebidas, muchas de sus toxinas consiguen viajar a través de la sangre, llegando a interferir en la segregación de sus hormonas.

7. Estrés no controlado

Aunque no somos conscientes de ello, el sistema endocrino es sensible a los cambios en el estado de ánimo y, por lo tanto, cuando hay un mal manejo del estrés es común que se altere la producción de hormonas tiroideas.

Cuando estos desequilibrios hormonales no se controlan, el estrés se convierte en desencadenante de dolencias físicas.

Como lo puedes notar, son muchos los factores que, de algún modo, tienen que ver con las dificultades en el funcionamiento de la glándula tiroides.

Si identificas uno o varios, procura tomar medidas al respecto para evitar que te generen complicaciones en la salud.

Si sospechas de alguna enfermedad relacionada, consulta al médico para recibir un diagnóstico oportuno.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.