La noticia antes que nadie

¿Que es y como se desarrolla el FOMO?

Es un sentimiento destructivo, porque no permite que disfrutes de lo que tienes, ya que estás constantemente comparándote con las demás «vidas perfectas» que ves en Instagram, por ejemplo.

Agencia | 03/10/2017 | 11:19

Parece que todos los días aparece una palabra para describir los comportamientos nuevos que tenemos gracias a la tecnología. Está el phubbing, eso que hacemos cuando estamos con un grupo de amigos, pero los ignoramos por mirar nuestros celulares; el ghosting, que se refiere a dejar de hablar con alguien por Internet, por no decir desaparecer por completo; y ahora tenemos el FOMO, un término que describe un sentimiento negativo y más común de lo que crees.

FOMO es la sigla en inglés de fear of missing out, o «miedo a perderse algo». ¿Qué tiene que ver eso con las redes sociales? Pues, si alguna vez entraste a las redes sociales y sentiste que tus amigos la están pasando mejor que tú, o que tienen mejores cosas, entonces sabes lo que es. Es un sentimiento destructivo, porque no permite que disfrutes de lo que tienes, ya que estás constantemente comparándote con las demás «vidas perfectas» que ves en Instagram, por ejemplo.

El problema de esto es que lo que mostramos en las redes sociales son fragmentos pequeños de nuestras vidas que nos hacen quedar bien. Nunca vas a ver la vida diaria de un influencer y sabes que las cosas en Internet son así, pero el inconsciente igual te hace sentir como si tu vida no fuera suficiente en comparación. Y, según un estudio, casi 3/4 de los jóvenes adultos lo han experimentado.

Surge de la infelicidad

Comparar nuestras vidas con las de los demás es una mala idea idea si lo que quieres es sentirte mejor porque siempre vamos a enfocarnos en las cosas que nos faltan. Todos somos distintos y nadie tiene lo que nos hace únicos, así que si no te sientes muy bien contigo mismo en este momento, no te recomendamos que busques una solución en las redes sociales.

Según el estudio:

 «Aquellos con bajos niveles de satisfacción de las necesidades fundamentales de competencia, autonomía y relacionamiento con los demás tienen más miedo de estar perdiéndose de las cosas, al igual que las personas que tienen bajos niveles de humor y de satisfacción con sus vidas».

Además de hacernos sentir peor, también nos lleva a revisar las redes sociales muy seguido. Al final te sientes mal con tu vida así que entras en Facebook o Instagram para sentirte mejor, pero no solo tiene el efecto contrario sino que te convierte en un adicto del social media.

Este sentimiento puede tener un efecto muy negativo en la salud mental de los usuarios y terminar con ansiedad o depresión. Si nos quedamos en casa un viernes por la noche y vemos que nuestros amigos salieron de fiesta y pasándola bien es normal sentirse un poco raro; tenemos miedo de estar perdiéndonos de todas esas experiencias.

Algunas sensaciones negativas nos pueden servir como disparador para mejorar en la vida, pero otras son inútiles, y el FOMO es una de ellas.  Debemos deshacernos de él por nuestro bien y puede ser algo difícil, pero no es imposible. Aquí te mostramos algunas de las cosas que puedes hacer para superarlo.

Mira el lado bueno

Es un cliché sí, pero nos puede servir mucho. La clave no está en ser un optimista que ve todo con lentes rosa, sino en cambiar las cosas a las que prestamos atención. Según Paul Dolan, experto en comportamiento:

«La felicidad es determinada por cómo asignas tu atención. Lo que sea en lo que te enfoques dirige tu comportamiento y determina tu felicidad. (...) Si no eres tan feliz como podrías ser, entonces puede que estés enfocando tu atención en algo equivocado (...) Así que cambiar el comportamiento y aumentar la felicidad tiene que ver con sacarle la atención a lo negativo y enfocarla en lo positivo».

Ser un poco más feliz puede ser tan sencillo como prestarle menos importancia a lo que hacen los extraños en Facebook y enfocarnos, en cambio, en las cosas que hacen que nuestra vida sea un poco más positiva.
Limita tu uso de redes sociales

Las redes sociales alimentan este sentimiento tan feo y nos vuelven adictos a ellas, así que lo mejor que puedes hacer es empezar a limitar tu acceso a ellas. Con eso no queremos decirte que debas eliminar tus cuentas, pero si puedes empezar por eliminar las notificaciones, bloquea las redes sociales en horas de trabajo o, incluso, desactiva el wifi de tu celular para no usarlas en exceso.

Deja de compararte con los demás

La envidia es un sentimiento que te puede carcomer por dentro y nada bueno sale de ella, así que déjala ir. A veces cuando estamos mirando Instagram y encontramos a un conocido viajando nos puede dar algo de envidia y enseguida nos sentimos un poquito peor por estar sentados en nuestros escritorios. Es inconsciente y nos pasa en reiteradas ocasiones, pero no nos sirve.

Una foto en Instagram o un post de Facebook no dice nada del otro ni de ti mismo. Te aseguramos que así vas a poder liberarte de ese sentimiento.

Lo esencial es invisible para las redes sociales, así que si quieres sentirte mejor y superar el FOMO lo mejor es concentrarte en tu interior con estos sencillos pasos.

Practica la gratitud: anota las cosas que tienes para estar agradecido en una libreta. Hay estudios psicológicos que demuestran que existe un vínculo entre la gratitud y la satisfacción en la vida.
Practica la meditación: La meditación puede llevarte a ser más introspectivo y si eres más consciente de cómo tus sentimientos y pensamientos afectan tu vida puedes hacer los cambios que necesitas para ser más feliz.

Las redes sociales son herramientas increíbles para aprender y conectarnos con gente de todo el mundo, pero hasta las cosas más geniales de nuestro mundo tienen algunos aspectos oscuros. Nos encanta compartir nuestras experiencias en las redes y mirar lo que hacen los demás, pero es una forma de entretenimiento, no la clave de la felicidad.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.