La noticia antes que nadie

Así se comportaron los smartphones durante el sismo del 19 de septiembre

The Competitive Intelligence Unit sugiere dividir en tres fases a los sismos con el fin de optimizar el uso de los smartphones con las aplicaciones más adecuadas.

Agencia | 27/09/2017 | 10:47

El pasado sismo del 19 de septiembre tiene muchas similitudes con el anterior sismo de 1985 que van más allá de haber sucedido el mismo día de septiembre. Sin embargo existió una diferencia muy importante: las herramientas para comunicarse.

De acuerdo a The Competitive Intelligence Unit, durante el último trimestre del año, se contabilizaron en México 112.4 millones de líneas móviles, de las cuales 95.9 se usan a través de smartphones. Si bien este número es menor que el promedio de penetración de líneas en América Latina, funciona para ofrecer un medio más para salvar vidas como sucedió el pasado 19 de septiembre.

The Competitive Intelligence Unit sugiere dividir en tres fases a los sismos con el fin de optimizar el uso de los smartphones con las aplicaciones más adecuadas de acuerdo a la fase.

Primera Fase: Prevención
En esta fase, existen diversas aplicaciones que emiten alarmas antes de que sucede el evento. Esta aviso varía dependiendo de la distancia entre el epicentro con la Ciudad de México. Es por eso que la alarma del 19 de septiembre no sonó con tiempo de antelación, pues el epicentro fue muy cercano.

Sin embargo estas aplicaciones, aunque gratuitas, tienen costo para activar funciones adicionales que varían entre los MX $55 y los MX $55; además que sólo es efectiva en el Valle de México, dejando desprotegida a poblaciones del interior del país.

Segunda Fase: Contacto con familiares
Lo segundo que hacemos después del sismo, es conocer el estado de nuestros familiares y amigos. Pero ante un evento de esta magnitud, se pone a prueba la capacidad instalada contra la demanda de las redes de telefonía móviles, llevando en muchas ocasiones a una saturación de las mismas.

Lo que sucedió el 19 de septiembre es que se hizo uso de servicios de mensajería instantánea y redes sociales para contactar a la gente, esto evita que las redes móviles no se saturen.

De acuerdo a cifras de The Competitive Intelligence Unit, en México existen 76 millones de internautas, de los cuales el 99% cuenta con al menos un servicio de mensajería como WhatsApp, Messenger o Telegram; y el 98% cuenta con al menos una red social como Facebook, Twitter e Instagram.

Se recomienda hacer uso de estos sistemas de mensajería y redes sociales para comunicarnos en caso de emergencia, incluso conectarse a una red Wi-Fi en caso de que esté disponible, por sobre la conexión de datos móviles.

Tercera Fase: Ayuda y organización
Aunque apenas se están dando a conocer aplicaciones para compartir información sobre dónde y qué tipo de ayuda se necesita, como la de Rescate Responsable, después del sismo del 19 de septiembre se utilizaron las redes sociales para organizar la ayuda.

En México, Facebook y Twitter cuentan con 72.7 y 15.4 millones de usuarios respectivamente, y han cobrado relevancia para compartir información sobre zonas de desastre, centros de acopio y albergues. Todo en tiempo real.

El riesgo que existe en esta fase, es el de la desinformación. Al tratarse de medios de fácil acceso, se comparte información no verificada o vieja. Es de vital importancia hacer uso responsable de las redes sociales, especialmente en momentos críticos para la población.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.