La noticia antes que nadie

China en la carrera de la supercomputación a extraescala

HPE presentó en mayo una arquitectura de computación diseñada con la exaescala en mente, y al mes siguiente el Departamento de Energía de EEUU anunciaban una inversión de 258 millones de dólares en el Exascale Computer Project.

Agencia | 25/09/2017 | 11:17

Una actualización del Tianhe-2 le permite ya realizar 949,7 billones de cálculos/seg., muy cerca del exaflop (mil billones). EEUU podría no ganar este pulso.

Tianhe-2, el que fuera el superordenador más potente entre su construcción en 2012 (por la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa de China) hasta junio de 2016, acaba de recibir una actualización de hardware que casi ha logrado duplicar su potencia desde los 54,9 petaflops hasta los 94,97 petaflops (es decir, 949,7 billones de cálculos por segundo).

La actualización vino de la mano del cambio de los coprocesadores instalados en 2013, los Knights Corner Xeon Phi de Intel, por chips Matrix-2000 GPDSP desarrollados en China. El plan original era recurrir a la nueva generación de chips de Intel, pero Estados Unidos ha empezado a bloquear en algunos casos la exportación de esta clase de componentes, por lo que los chinos se vieron obligados a equiparar la potencia de Intel recurriendo a su propia tecnología.

Esto sitúa a China en las mismas puertas de lograr la computación a exaescala (nombre que recibe la supercomputación capaz de calcular a un exaflop, 1.000.000.000.000.000 de cálculos por segundo), y como potencial ganadora de una ‘guerra’ entre naciones en la que partía con ventaja al albergar los dos mayores superordenadores del mundo (el Tianhe-2 y el Sunway TaihuLight). Estados Unidos, que ha invertido muchos esfuerzos en ser los primeros en superar esa marca, partía en cuarto lugar (por detrás de Suiza) con su superordenador Titán.

HPE presentó en mayo una arquitectura de computación diseñada con la exaescala en mente, y al mes siguiente el Departamento de Energía de EEUU anunciaban una inversión de 258 millones de dólares en el Exascale Computer Project, una iniciativa en la que HPE participa junto a otras 5 compañías: AMD, Cray, IBM, Intel y Nvidia. Pero el Centro Nacional de Supercomputación chino ya había anunciado en enero que ellos alcanzarían la exaescala a lo largo del presente años (antes, la previsión estaba fijada para 2018).

Dada la importancia que los superordenadores tienen en campos como la defensa nacional y la investigación científica, esta competición internacional se parece mucho más a un pulso geopolítico que a una competición deportiva en la que sólo se dirime una posición en el podio: lo que está en juego son el liderazgo económico y, potencialmente, vidas humanas.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.