La noticia antes que nadie

Recuperar la confianza desde una legislatura derruida

CONTENIDO NETO

Leopoldo Pacheco | 12/09/2017 | 23:27
Y ES EN SÍ LA ESENCIA DE LO que se pretende lograr durante el último año de la actual legislatura local, cuyo paso por la historia de San Luis Potosí no resultó ser el más afortunado desde su inicio.
 
ESTA SEMANA EN LA VÍSPERA del Día de la Independencia, se celebrará el segundo informe de actividades legislativas en medio de una circunstancia que llevó a tres diputados a pedir licencia por acusaciones de corrupción, que no han podido demostrarse y cuyo testimonio único es la existencia de un video que, vale la pena recordar, solo dícese sobre el testimonio de Crispín Ordaz; alcalde que ya estuvo en prisión por malversación de fondos públicos, y que se convirtió en el “gran acusador” sin que a él le toquen ni la sombra, a pesar de pagar, según su propio testimonio, 10 mil pesos para blanquear la cuenta pública del municipio de Ébano, la cual había salido para llorar, casualmente.
 
VALE LA PENA RECORDAR QUE esta generación de diputados, en un afán de hacer las cosas distintas, se dijeron a sí mismos diferentes y se autodenominaron, algunos de ellos, “los Broncos” con un orgullo casi lúdico, de lo que pensaban sería su glorioso paso por la Legislatura del Congreso del Estado, y que seguramente les abriría las puertas a sus apetitos y pretensiones políticas hacia el 2018.
 
TODO ESO, LEJOS DE convertirse en realidad, fue el estigma que persiguió a la Legislatura que se distinguió, ciertamente, pero por la gran cantidad de vanidades que a costa de la agenda legislativa se desbordaba en cada sesión que se celebra, muchas veces aprovechando el espacio de “Asuntos Generales”, para desahogar todas estas vanidades y hasta traumas de algunos diputados. Una generación de legisladores que se enfrentaron a sus propias coordinaciones parlamentarias e incluso se enfrentaron a sus dirigencias estatales; y en un momento dado, hasta con insultos al mandatario estatal. Esto antes de significar un halo de vindicación en el ejercicio de la democracia, se convirtió en un eje en espiral descendente a la percepción ciudadana, que no vio en estos legisladores a sus representantes, sino más bien a un grupo de infantes que se dedicaban a hacer berrinches en la curul.
TODO ANTES DE LO QUE pretendían o decían que harían. Si se trataba de una diferencia, claro que sí la hubo, pero muy lejos de lo que hubiera sido deseable. Pero ahora que se ha dado prácticamente un vuelco a lo que se ha venía haciendo anteriormente, existe la posibilidad de una nueva oportunidad de recuperar la confianza de sus representados, de los ciudadanos como usted o como yo, amigo lector, que queremos ver en los legisladores, personas cuyo interés supremo por San Luis Potosí esté por encima del interés faccioso o convenenciero.
 
EL DIPUTADO AHORA PRESIDENTE de la Directiva del Congreso del Estado, Fernando Chávez Méndez, enuncia la necesidad de trabajar de manera honesta y transparente para recuperar la confianza de la ciudadanía, que debe ser el compromiso de los diputados que ahora integran la Directiva que dirigirá los trabajos del tercer año de ejercicio legal del Congreso del Estado.
 
AGREGÓ QUE EL CONTAR CON EL voto de confianza de las diputadas y los diputados, representa una gran responsabilidad y compromiso para llevar a cabo un trabajo honesto y transparente en beneficio de la ciudadanía.
 
“ESTE VOTO DE CONFIANZA QUE nos han dado las compañeras y compañeros diputados representa una enorme responsabilidad, de un Congreso que está muy cuestionado, muy lastimado debido a actuaciones muy lamentables, y esto nos compromete a hacer nuestro mayor esfuerzo, a hacer un esfuerzo honesto, un esfuerzo de gran trabajo, un esfuerzo transparente y un esfuerzo siempre apegado a derecho”.
 
Y ES ENTONCES DONDE menuda tarea tendrán los legisladores con este año que se avecina, y que puede significar para ellos la vindicación o la decadencia: es una sola oportunidad después del espejo roto y de una constante que ya no va a cambiar nunca. El hecho de los grupos de ciudadanos que han asistido prácticamente a gritonearles a los legisladores en las sesiones del Congreso, se envalentona cada vez más para hacer de este tipo de manifestaciones, una cotidianeidad. Algunos, azuzados por intereses económicos muy grandes, como el caso Panavi, otros tal vez movidos por el romanticismo de creer que las causas son en favor de la democracia. Lo cierto es que se necesitan buenos resultados. Pero ya.
 
HASTA LA PROXIMA.
Ocultar historial de mensajes
JJ

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.