La noticia antes que nadie

Asociación Delictuosa Institucional

Causas y Efectos

Jorge Armendáriz Gallardo | 08/06/2017 | 16:04

El término “Asociación Delictuosa” se integra, por el hecho de tomar participación en una banda tres o más individuos, organizados para delinquir cuando en ella existe jerarquía entre los miembros y el reconocimiento de la autoridad entre los mimos.

Es de esta manera que se considera este concepto de manera legal y propiamente, en los actos que en la mayoría de las veces proviene de grupos de la delincuencia organizada.

Sin embargo en años recientes hemos visto cómo la agrupación de funcionarios o representantes públicos se confabulan para causar daño al erario o al patrimonio de los ciudadanos, esto en forma de desvió de dinero ya sea en obras inexistentes o infladas, moches para gestionar recursos económicos; simulación de operaciones para destinarlas a sus cuentas o de sus familiares e incondicionales; donación de terrenos; y un sinfín de argucias para enriquecerse durante los 3 o 6 años que dura su gestión en el servicio público.

Incluso formando nuevamente otra asociación delictuosa con quien los sucederá en el cargo, para de esta manera negociar la impunidad de los actos de corrupción e incluso mostrar al novato en el cargo la manera en que se puede “robar” de manera impune, claro, siguiendo la misma “receta de éxito” para lograrlo, por medio de esta forma perversa de asociación.

¿Y cómo sucede esto?

La coalición de partidos políticos y sus funcionarios públicos, del mismo partido o de uno diferente (pero con un mismo interés), las grandes cantidades que se manejan en los presupuestos federales, locales y municipales, además de la cercanía y posibilidad (en ese momento) de realizar estos actos, sumado a los grandes niveles de corrupción e impunidad que en México se presentan, han hecho que esto sea cada vez más presente.

Esta fue la reflexión que me abordó al saber de las argucias con que se mueve nuestro Poder Legislativo para sus gestiones y alcances, más allá de ser nuestros diputados los constructores de las condiciones para mejorar la calidad de vida de todos los potosinos, vemos incrédulos como su voracidad por atender los interés viles de sus partidos y buscar el enriquecimiento personal de poder y dinero, en sus pobres almas ansiosas de riqueza.

Si algún gobernador, alcalde o cualquier persona tiene el suficiente interés (y dinero) para obtener alguna decisión del Congreso del Estado, tan solo es necesario acercarse a los diputados (que sea necesario en número de votos) para poder acceder a esta decisión, sea o no del interés público y de quienes nos representan en esta la máxima Asamblea de nuestro Estado.

Este obscuro acuerdo que al envolverse en grandes cantidades de dinero fácil y encubrirse en las facultades de los servidores públicos involucrados, se convierte en asociación delictuosa en perjuicio de los ciudadanos.

Esto es lo que sucederá en unas horas más, alrededor de un contrato millonario de iluminación pública que se realizó de la misma manera que hoy se pretende ampliar, sin cumplir lo signado en un contrato, pero seguramente cumpliendo acuerdos por debajo de la mesa (o curul) para así endeudar mucho más nuestra ciudad por mucho más tiempo.

Urge legislar, dicen por ahí

Pero ¿cuándo van a legislar los diputados la posibilidad de prohibir que reciban a discreción millonarias sumas por levantar la mano y votar a favor o en contra de alguna iniciativa que lleva muchos “dulces” en su haber?

La asociación delictuosa institucional continua cínica pero glotona, en cada lugar de nuestro país y hoy toca en nuestra ciudad, para llenar los bolsillos de algunos y dejar vacía la esperanza de los ciudadanos que observamos con impotencia esta nueva forma de delincuencia organizada que se da en perjuicio de todos.

Cuando coinciden 3 o más en un mismo sucio interés.

Correo: jorgeearmendariz@gmail.com

Twitter : @Potosinos_slp

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.