La noticia antes que nadie

La Lucha sigue

Causas y Efectos

Jorge Armendáriz Gallardo | 18/05/2017 | 01:21

Un día como hoy del año 1992 dejaba de existir en la ciudad de San Luis Potosí, el potosino más celebre en la historia política contemporánea, el doctor Salvador Nava Martínez.

 

Aún recuerdo aquella tarde de hace 25 años, cuando un cortejo de miles de ciudadanos acompañamos al Dr. Nava (como se le conocía comúnmente), a su última morada, el cortejo caminó por las calles de nuestra ciudad y el Centro Histórico, abrazado por quienes admirados formaban una valla que presenciaba en silencio y con respeto, el paso de un hombre que se ganó la confianza del pueblo, para finalizar en el sepelio que dolió a una generación, que acompañó a este luchador social en cada uno de su esfuerzos por procurar la democracia en San Luis Potosí, ejemplo que retumbó a nivel nacional e internacional.

La lucha del Dr. Nava lo llevó a lo más “crudo” de sus esfuerzos para, incluso, pisar la cárcel como presión del poder para “convencer” que sus intentos de democracia se apagaran y pensar que sería, razón por la cual piso el penal de Lecumberri en el año 1963.

 

El Dr. Nava, el ciudadano, se ganó la admiración de los potosinos por enfrentar a cacicazgos como el de Gonzalo N. Santos y Carlos Jonguitud Barrios, que representaban al poder absoluto del partido que se incrustó en la admiración del gobierno en todo el país, perfiles que personificaban un gran interés de dinero y poder político, que eran capaces de todo por retener este que les permitía a su vez todos los abusos en consecuencia.

 

Confianza que lo llevó en dos ocasiones a encabezar la administración municipal de San Luis Potosí, en los años 1958 y 1985.

Pero la inspiración del Dr.Nava también creció en la gente y se enfrentó a este interés con la fuerza de los ciudadanos que pensaba como él y que apoyaron a este liderazgo ético, en su lucha por buscar la gubernatura del Estado, hasta la muerte.

“No existe suficiente dinero para que me compre a mí y al pueblo de San Luis Potosí”.

 

Fue la frese que expresó a Alfonso Corona del Rosal cuando sus intentos por comprar su voluntad fracasaron ante la propuesta de renunciar a ser candidato a la gubernatura.

 

Años más tarde, en 1991, su reclamo electoral derribó al gobernador que no pudo entrar al Palacio de Gobierno por la oposición ciudadana, que permitió que solo 14 días permaneciera en su cargo, Fausto Zapata, presión que también trajo al presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, a visitar al galeno a unos días de que perdiera la vida.

 

Pero esta lucha por la democracia del Dr. Nava tuvo sus frutos al inicio de la década de los noventas cuando, a consecuencia de estas acciones, se conformó el primer organismo electoral ciudadano, el Concejo Estatal Electoral (hoy Ceepac), que nace de este interés ciudadano y de el mismo interés en ser testigos y avales de la elección de nuestras autoridades, arrancando con un consejo de ciudadanos de probada calidad moral, ética y que formaron auténticos ciudadanos. El primer organismo en el país, que inspiro al Instituto Federal Electoral (hoy INE) para ser tomado este modelo en todo el país, modelo que hoy se descompuso y se burocratizó siendo este un espacio que perdió su esencia por el manoseo de los partidos, deseado por sus jugosos sueldos que le perdieron el auténtico interés ciudadano por la democracia.

 

A 25 años de la muerte del Dr. Salvador Nava podemos decir que, su paso por la lucha por la democracia cimbró los puntales que hoy sostienen la historia contemporánea del sistema electoral.

 

Que no hay esfuerzos terminados, pues todos los instrumentos que se construyen con los mejores y valiosos méritos, se pueden podrir cuando entra la mano del sistema político.

 

Que debemos honrar su memoria y acercar a las nuevas generaciones los nombres, ideales y acciones de muchos mexicanos como el Dr. salvador Nava.

 

Que no ha llegado otro perfil que se acerque a la sombra que dejó el Dr. Salvador Nava en el servicio público por su auténtico perfil ciudadano, ético y moral.

 

Que es precisa la participación de los ciudadanos y no dejar que la apatía entregue en las manos de los peores hombres los destinos de nuestras instituciones y el futuro de nuestras familias.

 

A 25 años de la partida de un gran hombre, la lucha debe seguir por los ciudadanos que acuñan hoy los mismos ideales, en un escenario muy empobrecido de ideas, perfiles y acciones.

 

Correo: jorgeearmendariz@gmail.com

Twitter : @Potosinos_slp

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.