La noticia antes que nadie

A Diestra y Siniestra

El verdadero enemigo está afuera

Filiberto Juárez Córdoba | 09/01/2017 | 00:45

“SI HUBIESE UNA AMENAZA a los intereses de los mexicanos, a los derechos de migrantes, sí; si esa es la causa, ahí estaré, al lado de Peña Nieto y de quien fuese para defender al pueblo, a los migrantes”. Aunque usted no lo crea estas palabras fueron pronunciadas, en entrevista con Carlos Loret de Mola, por el mismo que dijo hace algunos años: “al diablo las instituciones”. Andrés Manuel López Obrador, como político de larga trayectoria y formación nacionalista, entiende que la lucha interna es para definir rumbos nacionales, pero que hay intereses supremos que en ocasiones nos deben unir. Nuestros diferendos internos tienen la posibilidad de la alternancia sexenal o trianual, según el poder del que se trata y del orden de gobierno, bajo el mandato popular expresado en las urnas. Esa oxigenación política nos permite, como pueblo, mantener estabilidad y gobernabilidad.

LOS VERDADEROS ENEMIGOS están afuera, las amenazas que ponen en riesgo nuestra soberanía son externas. Hoy, Donald Trump, que tanto ha hablado en contra de los mexicanos, debe estar feliz al vernos enfrentados y desunidos, así no podremos hacer frente a sus embates y sus propósitos serán más fácilmente cumplidos.  López Obrador saca la casta de estadista y dice lo que a algunos activistas y provocadores profesionales, les debe causar mucha extrañeza. Si hubiese una amenaza a los intereses de los mexicanos, ahí estaré, al lado de Peña Nieto y de quien fuese, para defender al pueblo. Esperemos que muchos entiendan esta actitud, que no es, de ninguna manera, claudicación, es saber entender los intereses supremos del país y ponerlos por encima de los personales, de grupo o partidistas.

ANTE ALGUNOS ACTOS de gobierno que inconforman es imperativo manifestarse. Se requiere un gran debate nacional en el que podamos expresar nuestros puntos de vista en busca de consensos y acuerdos. Pero que sean expresiones que construyan no que destruyan. Que sean muestras de valor cívico no de barbarie. Que haya criticas fuertes, contundentes, intrépidas incluso, pero dando la cara, con nombre y apellidos, con valentía; no desde el anonimato irresponsable y cobarde. Urge una revisión al sistema de partidos y su costo beneficio para el país. Replantear la integración del Poder Legislativo, que tiene 200 diputados extras por la llamada representación proporcional, y el doble de senadores por lo mismo. Revisar los salarios mínimos para los trabajadores comunes pero también los salarios máximos de los funcionarios públicos, para que vivan en la honrada medianía del ideal juarista.

MUCHAS COSAS SE DEBEN expresar con energía, como el repudio al gasolinazo, en el ámbito de nuestras libertades, pero sin provocar enconos o rupturas sociales que nos anclen en el atraso. Debemos exigir cambios pero también tenerlos nosotros. Reaccionamos siempre pensando que nuestro destino como pueblo depende del gobierno, tenemos que entender que es el gobierno el que debe depender del pueblo y actuar de tal modo que así se sienta. Muchas veces hemos dejado de lado el orgullo y la identidad que nos define como nación, para someternos a evaluaciones foráneas y pensando que dependemos de inversiones extranjeras. Cambiar de mentalidad en algunos aspectos puede ser más complicado y difícil que salir a la calle a lanzar gritos de desahogo y a bloquear y saquear, pero indudablemente será más beneficioso para todos a la larga.

LOS POLÍTICOS SIEMPRE buscan el “quítate tú para ponerme yo”, diciéndole a la gente estamos así porque este no puede pero yo si se cómo se deben hacer las cosas. Cuando se les llega a dar la oportunidad, resultan iguales o peores pero siempre se la pasan diciendo que todo es culpa del que se fue porque le dejó un desastre y nada de recursos. Por eso abonan al caos pero ya no hay que caer en esos juegos. Si ellos no cambian hagámoslo nosotros y actuemos con madurez, preparémonos para el 2018, pero mientras, como decían nuestros abuelos, con los bueyes que tenemos debemos arar, unámonos para que las amenazas del belicoso nuevo Tío Sam, topen con pared, demostrando que tenemos más alcances que sus odios.

EN EL ÁMBITO LOCAL, dicen que el Congreso del Estado decidió darle una cachetada con guante blanco a la Ford, pegándole fuerte con el látigo de su desprecio al comprar una flotilla de autos Chevrolet. Si ellos decidieron llevarse su planta, ahora aquí, cada diputado, traerá un vehículo de su competencia, para que se les quite. Sin embargo los que no entienden de nacionalismo andan cuestionando el gasto y poniendo a discusión si los diputados se merecen o no un vehículo nuevo. NOSOTROS DECIMOS:   

Alguien dijo, en tono cauto,

Pues si juzgan su actuación,

Si se merecen un auto,

¡Pero de formal prisión!

adiestraysiniestra@yahoo.com .mx

adiestraysiniestra_3@hotmail.com

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.