La noticia antes que nadie

Contenido Neto

CON QUINCEÑERA Y SIN GASOLINA.

Leopoldo Pacheco | 28/12/2016 | 10:29

Al cierre de este año 2016, que muchos ya quieren que se acabe, se reflejan fenómenos que sientan un precedente en la historia moderna de esta entidad, y sin duda, esto está ligado necesariamente a los tiempos que hoy en día nos ocupan, con los avances de la tecnología digital, la telefonía inteligente, las redes sociales, y el desabasto de los insumos que son parte de nuestra cotidianeidad.

El fenómeno “Los xv de Rubi”, mas allá de todo lo que se ha escrito, nos enseña una lección dolorosa, pero no menos importante, de lo que como mexicanos apreciamos, nos llama la atención  y consideramos más trascedente a pesar de todo lo demás que debería tener también toda nuestra atención, y es entonces donde podemos confrontar nuestra desparpajada idiosincrasia, y nuestro folklore más evidente que no encuentra espacios para definir de una manera menos cruel el atraso del cual somos parte, y parece que aún nos falta mucho para salir de ello.

 La famosa fiesta que requirió un importante organización que al final se vio rebasada por una asistencia record de más de 30 mil almas, que en más de un 90 por ciento no fueron invitadas a la fiesta, provoco múltiples reacciones sobre la necesidad o no de participación de la autoridad competente, para que este evento que se viralizó a nivel global, no saliera fuera de control, y nuestro estado se hiciera tristemente célebre, como ya lo ha sido, por una fiesta que podía haber terminado bastante mal, y que sin embargo, aunque tuvo sus claroscuros, concluyó de una forma positiva en términos generales, a pesar de que unos de los competidores de la famosa “ chiva” en las carreras parejeras de caballos, perdiera la vida arrollado por su propio corcel. Y no hay que equivocarse, la presencia del gobernador del estado en la fiesta aunque ha sido muy criticada por aquellos a los que les encanta rasgarse las vestiduras como artífices de la verdad, debía ser, a fin de mostrar más garantías de seguridad a los asistentes  y una proyección más positiva del estado, que en definitiva está siendo observado para bien o para mal.

Sabemos que a más de uno de ,los responsables de la seguridad, la pasaron bastante tensos, entre ellos el director de protección civil en el estado, Jorge Farfán que en varios momentos de la tarde se le fue el color del rostro, conforme arribaban personas, y sobre todo cuando perdió la vida uno de los jinetes. Más allá del fenómeno de gorrones que asistieron y aprovecharon para tomarse “la selfie”, los políticos que a bien pensaron que sería bueno lucirse con regalos, la gran prueba fue para demostrar la capacidad logística que puede tener el estado para poder hacer frente a reuniones masivas de naturaleza espontanea que surgen a través de las simpatías que genera nuestra cultura a través de las redes sociales, de verdad créame, que a pesar de todo salimos bien librados.

Para los permanentemente inconformes por todo lo que ocurre en San Luis Potosí, la presencia del gobernador no fue correcta al tiempo que no hay gasolina en la entidad al igual que en otros estados de la república, y ahí sí, no es el gobernador el que debe resolver, sino, como se hizo, hacer la gestión para que a quien si le corresponde en PEMEX, resuelva el problema de desabasto de combustible, que echo por tierra los planes de fin de semana de muchos ciudadanos, que en el peor de los casos se quedaron varados mientras estaban de viaje. Pero no faltó quien opinara que fuera el gobernador casi casi quien viniera manejando la pipa para surtir la gasolina que está haciendo falta, es una tradición potosina chiflar truene o no truene el cuete, dicen.

La situación en la cual estamos teniendo una crisis por  falta de combustible, está haciendo que en muchos casos salga lo peor y lo mejor de nosotros mismos, como si hiciéramos referencia a una historia de Luis Buñuel, estamos al borde del pánico de la incertidumbre, del miedo de la violencia cuando vemos vulnerados cuando menos por unos cuantos días ,nuestra cotidianeidad, por la falta de combustible, el hecho de ser tan dependientes de nutras rutinas, nos hace enfrentarnos con temor y con coraje a todo aquellos que las pueda interrumpir, y hoy en día en muy común toparse con situaciones en las cuales, muchas personas protagonizan connatos de riña respecto a la fila para poder cargar combustible. Aunque parezca tomado de una película futurista de esas que plantean apocalipsis de recursos, sin duda, ver esas señales de nuestra personalidad, también llama la atención al  ver cómo somos lo que somos.  Aquellos que asistieron a una fiesta de rancho sin invitación, como los que son capaces de agarrase a golpes o llevar riesgos de explosión o incendios a su propia casa, en garrafas de combustible…

Será que conforme somos más modernos, sociológicamente nos volvemos más rupestres? Un joven de 20 años sentado a lado mío en este cibercafé, no ha dejado de maldecir y  golpear la mesa por alrededor de una hora porque no recuerda su contraseña del facebook

Triste pero cierto.

HASTA LA PROXIMA… Y QUE 2017 NJOS HAGA PENSAR

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.