La noticia antes que nadie

¿La cerveza es adictiva?

El alcohol no necesariamente tiene que ver en ello...

Plano Informativo | 29/07/2016 | 11:51

Según un estudio llevado a cabo por la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, apenas 15 mililitros de cerveza son suficientes para desatar la necesidad de beber más.

Y es que la cerveza, como cualquier droga, provoca la secreción de dopamina en el cerebro, neurotransmisor que provoca una sensación placentera. El cuerpo, al asociar la sustancia ingerida con dicho bienestar, inevitablemente pedirá más.

Sin embargo, se creía que el alcohol que contenía esta bebida era la responsable de liberar el neurotransmisor, pero un experimento reciente desmiente esta hipótesis. En el estudio, los científicos les suministraron 15 mililitros de cerveza y 15 mililitros de una bebida rehidratante a 49 sujetos y observaron su respuesta cerebral mediante una tomografía de emisión de positrones. La bebida rehidratante provocó pocos efectos; pero la cerveza claramente provocó la liberación de dopamina.

Dado que 15 mililitros de cerveza no contienen una cantidad representativa de alcohol como para que éste provoque un efecto fisiológico, los investigadores llegaron a la conclusión de que el efecto era ocasionado sencillamente por el sabor de la bebida.

Los científicos mantienen la hipótesis de que la asociación entre el efecto placentero del alcohol inherente de la cerveza y su mero sabor está tan inmiscuido en el cerebro de los consumidores que éste ya reacciona al segundo aún en la ausencia del primero.

 

El equipo confirmó esto al observar que el efecto se veía exacerbado en personas con familiares alcohólicos (es decir, con una mayor pre-disponibilidad a reaccionar ante la sustancia). En base a este estudio, se cree que la susceptibilidad a la liberación de dopamina pudiese ser un elemento clave de la enfermedad.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.