La noticia antes que nadie

Prácticas de belleza más dañinas

Plano Informativo | 24/04/2015 | 14:19

Cuidas tu piel, tu cabello, tus uñas. Comes sano, te desmaquillas, no te peinas el cabello cuando está mojado. Tienes miles de trucos y tips en tu cabeza que ya has tomado como hábitos para lucir espectacular.

Sin embargo, no todo es color de rosas. Hoy te presentamos las prácticas de belleza más dañinas que haces. ¿Quieres conocerlas?

Camas solares

Ya lo sabemos, pero aún así caemos: el bronceado todo el año es muy tentador. Incluso si has ido un par de veces, los efectos sobre tu piel se harán notar, aumentando notablemente las posibilidades de desarrollar cáncer de piel.

Esto se debe a que la radiación de las camas solares es 20 veces más poderosa que la del sol en sí mismo. Por si fuera poco, el bronceado de cama solar puede aumentar el riesgo de envejecimiento prematuro, manchas en la piel y flacidez en la piel.

Así que nuestra recomendación es que, si has estado en una cama solar, acudas a un dermatólogo para ver el estado de tu piel. Si quieres estar bronceada aunque sea pleno invierno, puedes probar con las cremas autobronceantes: recuerda exfoliarte en la ducha, sécate bien y luego aplica esta crema.

Apretarse los granitos

Sí, es muy tentador, y por alguna extraña razón consideramos que es una mejor opción –aunque en realidad, pasamos de un grano a una zona de la cara roja e hinchada–. Apretar un granito significa que estás generando una inflamación debajo de tu piel, que la enrojece y la hace más difícil de cubrir y aumenta el riesgo de sufrir manchas oscuras o cicatrices.

En vez de apretar ese granito molesto, aplica un paño tibio sobre él, ya que prevendrá la inflamación y te ayudará a que cure más rápidamente. Aplica cremas con ácido acetil salicílico, pero si no tienes puedes hacer una pasta con una Aspirina y colocarla sobre la imperfección.

Decolorar el cabello


Si quieres teñirte el cabello de un color mucho más claro que el tuyo, puede que necesites decolorarlo. Si bien hacerlo una vez no es preocupante, el hecho de que continuamente lo decolores llevará a que tu cabello resulte dañado por los fuertes químicos.

Decolorar el cabello le quita su pigmento, cambiando su estructura. De esta forma, está mucho más sensible a todo el daño, se reseca y las puntas se abren. Si lo que quieres es un cambio pequeño, puedes probar con un montón de shampoos aclaradores que venden en tiendas especializadas; o incluso puedes mezclar jugo de limón con agua, mojar tu cabello y dejar secar al sol –verás los resultados a los cuatro o cinco usos–.

Blanquear tus dientes constantemente

Todas queremos una sonrisa perfecta, pero blanquearse los dientes constantemente no es lo mejor: la mayoría de los productos blanqueadores tienen peróxido de hidrógeno, que debilita el esmalte dental, causa sensibilidades y genera inflamación de las encías.

Una alternativa natural es el bicarbonato de soda: combina media cucharada de este producto con media cucharada de agua y haz una pasta con la que lavarte los dientes. Utiliza este método un par de veces a la semana y verás poco a poco los resultados.

Estas son las prácticas de belleza más dañinas, así que si estás cometiendo alguna te reto a que cambies tu actitud. ¡Seguirás luciendo divina, y mucho más sana!


Manicuras de gel

Las manicuras de gel son la solución perfecta para tener las uñas hermosas… con algunos riesgos: como deben secarse debajo de rayos UV, el riesgo del cáncer de piel aumenta; además, las constantes manicuras no permiten que tus uñas respiren, por lo que tendrás tus uñas reales dañadas y se te partirán mucho más.

Espera un par de semanas entre una y otra manicura para evitar estos problemas, y no te quites tú misma la manicura en gel. Además, te cuento que cada vez más marcas de esmaltes de uñas están haciendo manicuras en gel que no necesitan secarse con rayos UV.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.