La noticia antes que nadie

Grasa protege contra infecciones

Las células de grasa también contribuyen a producir compuestos antimicrobianos.

Agencia | 05/01/2015 | 13:33

Las células adiposas que conforman el tejido graso debajo de la piel podrían ser las primeras en ofrecer protección contra bacterias invasoras, permitiendo a los anticuerpos el tiempo suficiente para llegar a la herida, de acuerdo con un nuevo estudio.

La investigación sugiere que la lucha contra las adicciones no corre completamente a cargo del sistema inmunológico, como se creía hasta ahora, sino que las células de grasa también contribuyen al producir compuestos antimicrobianos.

El doctor Richard Gallo, de la Universidad de California en Estados Unidos, y su equipo expusieron a un grupo de ratones a la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), la cual se encuentra en la piel humana y es inmune a varios antibióticos. Puede causar infecciones severas y hasta letales.

Cuando la piel se corta y queda expuesta a los patógenos, el sistema inmunológico envía glóbulos blancos a la herida para atacar las bacterias. Sin embargo, les toma tiempo llegar a la lesión.

Los científicos descubrieron que la capa de grasa debajo de la piel en el sitio de una infección se espesa y las células adiposas producen un compuesto antimicrobiano llamado catelicidina. En cambio, los ratones que carecían de células grasas saludables sufrían infecciones más frecuentes y severas.

Los investigadores explican que el hallazgo no significa que entre más grasa exista en el cuerpo mejor será la protección contra las infecciones. De hecho, la obesidad o resistencia a la insulina dañan las células adiposas, por lo que no responden adecuadamente ante los patógenos invasores. El estudio ha sido publicado en la revista especializada Science.

UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.